A principios de temporada muy pocos apostarían porque el #Niza tuviera posibilidades reales de ganar la #ligue 1. Sin embargo, tras haberse disputado once jornadas, el equipo liderado por un #Mario Balotelli que parece volver a despegar y callar a sus detractores, lidera una tabla de clasificación con 26 puntos y en la que sorprende ver en el tercer puesto al todopoderoso PSG.

4-1 le endosó en el Allianz Riviera al Nantes, equipo más preocupado por la parte inferior de la clasificación. Y de nuevo Balotelli volvió a marcar y a brillar, en este caso, tras un buen pase en largo que le dejaba prácticamente solo con el portero para batirle por raso.

Anuncios
Anuncios

Super Mario está feliz, y eso se nota en el equipo.

De momento, las estadísticas avalan a un gran equipo que no sabe lo que es perder en liga, con nueve victorias y dos empates. Además, posee un average de líder sólido: 24 goles a favor y tan solo 8 en contra.

Es cierto que esto acaba de empezar y quedan aún muchas jornadas por delante, pero, ¿y si el Niza fuera el sorprendente ganador de la Ligue 1 2016-2017?

Soñar es gratis, y si no que se lo digan al Leicester de Ranieri, actual campeón de la Premiere con un equipo plagado de hasta no hace mucho grandes desconocidos para la gran mayoría del público. Sin duda, tanto PSG como Mónaco darán que hablar, pero de momento los aficionados del Niza están de celebración.

El equipo de la Costa Azul fue cuarto el año pasado, gracias a su gran estrella Ben Arfa, fichado este verano como bombazo del PSG, y que de momento poco ha podido ofrecer ya que su entrenador, Unay Emery, no tiene buena relación con él.

Anuncios

Tras tener que deshacerse de su puntal y de otros jugadores importantes como N. Mendy (por cierto, al Leicester), el equipo ha sabido reponerse con buenos jugadores (Balotelli, Dante, Dalbert o Wylan Cipres) y, lo más importante, pagando muy poco por ellos, o como el caso de Balotelli llegando libre procedente del Liverpool, quienes hartos de su bajo rendimiento y la poca fe en él, decidieron "regalárselo" a los franceses.

Es una plantilla muy joven, con ganas de triunfar y con muy poco que perder. Su entrenador, L. Favre, es un entrenador valiente y que apuesta por un fútbol vistoso pero efectivo. Todos los ingredientes para que el Niza se convierta en "el nuevo Leicester francés.