Una lesión es una de las cosas a las que más miedo le tiene un jugador de #Fútbol. Más miedo a perder, si cabe. Pero existen ocasiones en las que una lesión puede doler más de lo habitual, y no sólo físicamente. Y es que existen lesiones muy inoportunas y de muy mala suerte que pueden dejar tocados mentalmente a quienes las sufren. Así les pasó a estos futbolistas, que sufrieron algunas de las más extrañas lesiones de la historia del fútbol.

Santiago Cañizares (corte en el tendón del pie derecho): El mítico portero, ex del Real Madrid y del Valencia, entre otros, se perdió el Mundial porque se le cayó un bote de colonia en su pie.

Anuncios
Anuncios

Lesión por corte en el tendón derecho de su pie. 

Martín Palermo (tibia y peroné): La caída de una valla le produjo una de las lesiones más graves que existen en el fútbol. Acababa de marcar un gol y al subirse a las vallas, una de ellas, junto con la presión que ejercían los aficionados, hizo que el delantero argentino sufriese esta grave lesión en su etapa en el Villarreal, para el que había sido uno de sus fichajes estrella.

Carlo Cudicini (lesión de rodilla): El ex portero de Chelsea y Lazio de Roma estuvo varios meses de baja por una lesión de rodilla grave. El culpable fue su perro. Mientras lo paseaba, el perro tiró con tanta fuerza que arrastró a su dueño varios metros por el suelo y le rompió la rodilla. 

Carlos Busquets (quemaduras segundo grado): El padre de Sergio Busquets, el centrocampista del Barça, sufrió uno de los accidentes más curiosos y una de las más extrañas lesiones que se recuerdan.

Anuncios

El portero en la última etapa del Dream Team se quemó con la plancha de su casa. Al menos evitó que su hijo se quemase pero él estuvo varios meses de baja.

David Butty (tendón de aquiles): El ex jugador de Blackburn Rovers o Newcastle estuvo varios meses de baja porque su hijo le atropelló con un triciclo en el jardín de su vivienda. 

Roy Carroll (lesión de rodilla): Una de las más extrañas lesiones en el fútbol la de este portero irlandés. Cuando jugaba en el West Ham, sufrió una lesión de rodilla. ¿Cómo? Le marcaron un gol y se lesionó la rodilla al agacharse para coger el balón del interior de la portería.

Paulo Diogo (dedo de la mano): El que fue futbolista del Zaragoza y del Real Madrid, en su etapa jugando para el Servette suizo, se cortó el dedo con su alianza de caso al festejar un gol. El anillo se quedó enganchado en las vallas a las que Diogo se agarró para celebrar el tanto.