José #Mourinho tiene un problema. Es evidente. Lo puso de manifiesto Pedro Rodríguez cuando anotó el gol más rápido de la actual edición de la Premier al medio minuto de juego. Contra el United, claro. Era el regreso de Mou a Stamford Bridge, esta vez como entrenador del cuadro visitante, pero desde que pisó la zona técnica lo hizo con el gesto torcido. Imaginen el arqueamiento de sus cejas cuando abandonó el estadio con un saco de goles a cuestas.  

El de Setúbal sigue siendo el técnico con más títulos de la historia del Chelsea, sin embargo hace tiempo que dejó de ser el Special One, algo que ya se encargaron de recordarle los hinchas blues.

Anuncios
Anuncios

Fracasó en su segunda etapa en Londres y en Manchester no es que le vaya mucho mejor. José se mira al espejo y no se reconoce, de hecho, cada vez son más las voces críticas que claman contra su manera de dirigir a los Red Devils.

Las cifras no engañan: su #Manchester United acumula un déficit de cinco puntos con respecto al del curso pasado, dirigido por Louis Van Gaal y que a estas alturas sumaba 19 puntos y se situaba a sólo dos del liderato. Es más, los números del portugués en las 9 primeras jornadas son calcados a los que firmó David Moyes en el mismo periodo de tiempo. A saber: 4 victorias, 2 empates y 3 derrotas en liga. Cómo terminó el entrenador escocés es algo por todos conocido: despedido antes de que concluyera la temporada.

La comparativa con Van Gaal es inevitable y deja a Mourinho muy mal parado.

Anuncios

El United adolece de los mismos males, salvo que esta vez con la plantilla más valiosa de la Premier en términos monetarios, según los datos de Transfermarkt. La nómina de jugadores del plantel es envidiable, sin embargo, sólo David de Gea parece estar a la altura de las circunstancias. Ni Ibrahimovic, desinflado igual que un globo sin nudo; ni Rooney, en el peor momento de su carrera; ni Pogba, acusando tal vez la presión que supone haber costado más de 100 millones de euros; ni el resto de figuras están sabiendo cómo reaccionar ante una situación que les está sobrepasando.

Ya en Anfield quedó patente que el United es un equipo que carece de una propuesta razonable. Su raquítico 35 % de posesión -el más bajo de siempre desde que Opta contabiliza este parámetro- evidenció la pobreza de su juego, aunque el hecho de que rascara un empate contra su más acérrimo rival bien le sirvió a Mou para amansar de algún modo la avalancha de reproches.

No obstante, tras la abultada derrota contra el Chelsea, a José Mourinho le empiezan a faltar argumentos. La del Bridge es la segunda mayor goleada que recibe el United en el presente siglo, sólo superada por el recordado 1-6 contra sus vecinos del Manchester City en 2011, y eso es algo que el portugués no puede contradecir. #Premier League