La gran noche europea del morbo entre Luis Enrique y Pep Guardiola en los banquillos del Camp Nou se puede resumir en una palabra: Messi. El crack del Fútbol Club #Barcelona apareció cuando más le necesita el equipo y como no, hoy era el día, en Champions League. Ha tenido el escaparate perfecto frente a las vistosas a la par que modernas camisetas del #manchester city. Guardiola no ha podido hacer nada ante los constantes ataques de los culés. Finalmente, cuatro goles que valen su peso en oro. Oro futbolístico en la máxima competición europea.

El encuentro comenzaba mal para el barça con la salida del campo de Jordi Alba que volvía a recaer tras su lesión.

Anuncios
Anuncios

El lateral se retiraba lamentándose. Pero, tranquilos, la magia de Messi no se hizo esperar. El primer gol nacía tras una continuación magnífica de la jugada. El diez del Barcelona aprovechaba la debilidad de los centrales ingleses y en concreto, el inoportuno desliz de Fernandinho, para marcar el primer gol. Nada pudo hacer Claudio Bravo ante tal derroche de calidad.

Los fatídica noche de Claudio Bravo

Los pupilos de Pep Guardiola seguían luchando en el Camp Nou, tanto que Silva le hacía una dura entrada sobre Gerard Piqué. Antes de llegar al final de la primera parte Stones buscaba el empate de cabeza con un disparo que se marchaba muy cercano al palo.

Habían pasado ocho minutos del inicio del segundo tiempo. El guardameta del Manchester City despeja el balón fuera del área con las manos tras la ocasión de vaselina fallida de Luis Suárez.

Anuncios

El colegiado señalaba roja directa. El City de Guardiola se quedaba con diez jugadores Inmediatamente, el técnico catalán del Manchester hizo los cambios pertinentes, para dar entrada a Caballero. No dudaría mucho la incertidumbre del equipo inglés con su nuevo portero en el campo, ya que Messi marcaba el segundo rápidamente con un potente disparo desde la frontal.

En el minuto 68 llegaría el hat trick del argentino tras el pase mágico de Luis Suárez. El Fútbol Club Barcelona estaba jugando cómodamente. Tres goles le daban la suficiente tranquilidad como para relajarse y bajar el ritmo.

En los últimos compases del partido asistimos a la expulsión de Mathieu y el penalti fallido de Neymar tras una caída de Leo en el área pequeña. El brasileño lo arreglaba más tarde en el minuto 88 con el cuarto y último gol. Luis Enrique ha ganado el duelo de amigos y conocidos en el Camp Nou. Pep, ¿qué tal te ha sentado tu propia medicina en la que ha sido tu casa? Duele, ¿verdad? #Champions League