El #Real Madrid ha cerrado la renovación de su centrocampista Luka #Modric. El nuevo contrato une al jugador croata y al Real Madrid hasta 2020. Por aquel entonces, Luka Modric tendría 34 años, por lo que no es descabellado pensar que podría retirarse como jugador de #Fútbol en la capital española.

Llegó desde el Tottenham, donde coincidió con Bale y se confirmó como estrella mundial, dejando claro que todo lo que prometía en el Dinamo Zagreb era muy real.

No podía ser de otro modo, Modric tenía que renovar, sí o sí. El genial talento de Zadar lleva ya desde 2012 en la entidad de Concha Espina y ha ido poco a poco ganándose un lugar en el corazón de toda la afición. Y no es para menos, estamos hablando del, posiblemente, centrocampista más completo del mundo.

Modric es un perfecto organizador de jugadas, nunca le quema el balón y siempre viene a recibir el cuero de los defensores para poder iniciar la jugada.

Anuncios
Anuncios

Pero es mucho más que eso, cuando la recibe más adelante es capaz de dar pases perfectos que se convierten en medio gol. A esto todo le suma un gran regate, que le ayuda a deshacerse de rivales y batir líneas defensivas cuando la presión del rival es muy alta.

En defensa, no desentona en absoluto. Es rápido en las coberturas y, sobre todo, muy inteligente. Se anticipa en innumerables ocasiones a la jugada o pase rival, cortando una gran cantidad de balones por partido. Por si todo lo mencionado anteriormente no fuese suficiente. Modric dispone de un fortísimo disparo de larga distancia, lo que le lleva a conseguir varios goles por temporada con su característico golpeo.

Desde su llegada a la capital, Luka ha ganado dos Champions, pero su deseo no se para ahí. Tras firmar su nuevo contrato, aseguró que el principal objetivo para esta temporada era ganar, por fin, la Liga, competición que se le resiste al equipo blanco desde el año que la ganó con Mourinho en el banquillo.

Anuncios

Con esta renovación, el Real Madrid sigue con el proceso renove de los jugadores más importantes de la plantilla, asegurándose así mantener la columna vertebral ante la imposibilidad de fichar en los próximos dos mercados.