El Deportivo #Alavés planteó un partido del máximo nivel, apostando por un ataque vertiginoso combinado con una defensa sólida, pero acabaron goleados por el conjunto blanco.

El Alavés se adelantaba en el minuto 6 tras una excelente jugada de la delantera que culminó Deyverson,  y siguió yendo a por el partido, manteniendo el control del balón y buscando la portería con una gran cantidad de jugadas peligrosas que en su mayoría estaban protagonizadas por el incansable Theo Hernández.

Cambiaron las tornas a raíz del penalti pitado a Deyverson por mano dentro del área tras el disparo de falta de Gareth Bale que luego Cristiano Ronaldo convertiría en el gol del empate.

Anuncios
Anuncios

El penalti fue muy discutido por los de Pellegrino por lo confusa que fue la situación (también en las repeticiones) en contraposición con la seguridad que mostró el colegiado a la hora de pitar.

El gol de la remontada del #Real Madrid llegó en el minuto 32 tras un potente disparo de Cristiano Ronaldo desde fuera del área. El zapatazo tocó en la pierna de Feddal y se lo hizo imposible a Pacheco para alcanzar a atajar el balón.

Sánchez Martínez no lo tuvo fácil para pitar y sus decisiones no fueron del agrado de los de Pellegrino, quien acabó expulsado por sus reiteradas protestas. El Alavés continuó buscando la victoria durante toda la segunda parte con un fútbol muy rápido y exigente pero una vez más #Morata dio el triunfo al Madrid.

Parece ser que Zidane está acertando con la fórmula de plantear el partido con la BBC como delantera y realizar cambios a mitad de la segunda parte para dejarle su momento a los canteranos.

Anuncios

Morata entró por Benzema en el minuto 66 y la diferencia de actitud entre ambos jugadores fue notable.

Morata sigue ratificando su plaza en el Real Madrid con una actitud ejemplar, dejándose la piel en el campo sin pedir nada fuera de él. En el minuto 83 el canterano metió el 1-3, dando la paz a los de Zidane ante un Alavés que en estos minutos bajó la guardia, posiblemente afectados por el cansancio.

Ronaldo metió el 1-4 para conseguir su hat-trick en el minuto 87 y así cerrar el partido, un cruce con un resultado bastante abultado para la cantidad de remates a puerta que se pudieron ver (tres del Alavés por cinco del Madrid, sin contar el penalti).

Este partido deja una sensación similar al último partido de Copa del Rey del Madrid, y es que el resultado acabó siendo muy benevolente para el conjunto blanco en comparación al fútbol que se vio. Es de esperar que Zidane replantee ciertos aspectos del juego de su equipo de cara a los partidos más exigentes de la temporada.