Polémica es la palabra que mejor define a el partido que ha enfrentado en Mestalla al Valencia y al Futbol Club Barcelona. Todas las decisiones que ha ido tomando Undiano Mallenco a lo largo del partido han ido dejando diferentes impresiones y opiniones diversas entre los aficionados de ambos clubes. La primera de ellas, y quizás la peor noticia del partido fue la lesión de Iniesta, a causa de una fuerte entrada de Enzo Pérez. El colegiado ni siquiera señaló amarilla al jugador argentino, y eso incendió a la grada culé. Es preciso decir que una tarjeta roja habría sido excesiva ya que fue una entrada fuerte pero había balón de por medio y Enzo no entró con la plantilla.

Anuncios
Anuncios

Si en la primera jugada el #Valencia fue beneficiado, en el 0-1 que hacía Messi, el Barcelona sería el que se aprovechaba de la mala actuación de Undiano Mallenco. El disparo de Messi a puerta, iba en la misma trayectoria que Suárez que estaba en fuera de juego y que incluso tuvo que saltar para no interceptar la pelota. Este error es obviamente más grave y de mayor peso que el primero, por lo que Mestalla entró en cólera. El partido siguió por un cauce de mucha intensidad. El valencianismo llegó a pedir la segunda amarilla para Busquets por cortar una jugada ofensiva ché agarrando a un rival, y según el reglamento llevaban razón. Para más inri aún, un derribo de Umtiti sobre Rodrigo Moreno en el área culé tampoco fue cobrado como penalty y el Valencia comenzaba a desesperar.

Anuncios

También cabe destacar, que se saldó sin amarilla una horrible entrada de Mario Súarez sobre André Gomes, sin embargo podría haber sido roja sin ningún problema.

Ya en la segunda parte, en 5 minutos de arrebato ché, el club del murciélago consiguió darle la vuelta al partido con goles de Munir y de Rodrigo. El partido se convirtió en idas y vueltas constantes, y el siguiente en golpear fue Luis Suárez en el rechace de un córner. 2-2 en el marcador y el partido que parecía que nos iba a traer muchos goles más. Bien pudo poner los goles el Valencia, que por mediación de Nani tiró fuera en un mano a mano claro con Ter Stegen; también el Barça tenía sus llegadas, pero no se materializaban en ocasiones claras.

A falta de 15 segundos, una buena jugada de combinación de la MSN, terminó con Luis Suárez en el suelo del área ché y con el árbitro señalando el punto de penalty. Messi transformaba el penal, y el Barcelona se llevaba a casa 3 puntos inmerecidos desde el punto de vista legal, pues fue el más favorecido por Undiano.

Precisamente el gran perdedor del partido fue el propio Undiano y sus asistentes, pues no supieron manejar un partido que se les echó encima desde el minuto 1. Sucesivos errores de mucho bulto y que se habrían antojado claves en el devenir del partido han hecho que el colegiado vaya a estar en el punto de mira de prensa y aficionados durante algunos días. #Liga #FC Barcelona