#Zidane ha vuelto a demostrar quien manda en el vestuario del #Real Madrid. El técnico francés se hacía notar nuevamente con la última decisión tomada en liga. El cambio de #Cristiano Ronaldo en el minuto 72 en el encuentro ante Las Palmas ha dado mucho que hablar. Los blancos tenían el resultado a su favor con un 1 a 2. La vuelta tras su lesión y el regreso de la competición de la Champions League, habrán sido las principales causas para darle descanso al luso. Por su parte, la estrella portuguesa, ha mostrado su enfado claramente con palabras y gestos de desaprobación en la banda.

Otra de las determinaciones del francés esta temporada ha sido apostar fuertemente por Casemiro.

Anuncios
Anuncios

El entrenador ha dejado a un lado a James Rodríguez, que pese a ser el favorito de Florentino Pérez, tiene un papel cada vez más secundario en la plantilla. La estadística favorece plenamente la presencia del brasileño en el campo. Con él, el Real Madrid, ha encadenado un total de dieciséis victorias consecutivas. Este resultado se ha roto en cuanto se ha lesionado y ya no ha estado presente en la convocatoria.

Lucha por Isco y Asensio

¿Cuál ha sido el culebrón más destacado de este inicio de temporada liguera? La marcha o no de Isco al Tottenham para jugar en la Premier League. Finalmente, el de Arroyo de la Miel se ha quedado en el Madrid, tal y como quería Zidane. Otro de sus jugadores estrella es Marco Asensio. El jugador sabe que su presencia no está asegurada siempre en el once inicial.

Anuncios

Pero, en los seis encuentros disputados hasta ahora de la temporada, en cinco de ellos ha sido titular. Lleva un total de 458 minutos jugados y tres goles.

La vuelta del hijo pródigo a casa también ha sido cosa de Zidane. Me estoy refiriendo a Álvaro Morata. Zizou ha seguido bien de cerca sus avances en la Juventus para saber que tiene clase y mucha. El canterano sabe cual es su lugar en la plantilla. Con la BBC al máximo nivel es el recambio natural de Benzema. No es el protagonista, pero tiene que aprovechar todos los minutos posibles para demostrar su nuevamente su potencial.

Cambios, sustituciones, rotaciones. Nuevos dibujos tácticos que Zidane va probando para que el Real Madrid vuelva a brillar con luz propia. Sabe que sus decisiones no siempre gustarán, pero su trabajo consiste en arriesgarse para ganar.