De manera paralela a la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos de Río, el mismo 7 de septiembre Moscú ha organizado los suyos propios. 

Vladimir Putin ya había avisado: si el Comité Olímpico seguía adelante y decidía excluir a sus atletas paralímpicos de la competición que se celebra en Brasil, #Rusia organizaría sus propios juegos. "Nuestros atletas recibirán las mismas recompensas que los demás" apuntaba el mandamás del Kremlin, sin precisar si se refería a las medallas olímpicas o al flamante BMW con el que todos los campeones rusos han sido obsequiados a su regreso de las Olimpiadas.

Dicho y hecho. Los primeros #Juegos Paralímpicos "alternativos" ya son una realidad.

Anuncios
Anuncios

Y la primera edición (¿habrá más?) se celebra en Moscú. Vestidos con el uniforme de la selección nacional rusa, todos los deportistas han desfilado en un parque de exposiciones de las afueras de la capital rusa en una peculiar ceremonia en la que cada delegación representaba a una disciplina deportiva diferente, no a un país.

Por motivos evidentes, la competición se reducirá a sólo dos días. Y, claro está, todos los participantes representarán a un mismo país.

La sombra del escándalo del dopaje

Durante la ceremonia, la entusiasta presentadora ha hecho referencia a los que han "marginado a los atletas rusos por motivos puramente políticos". Después, el ministro de deportes Vitali Moutko, ha pronunciado un discurso patriótico, probablemente escrito al dictado del propio Putin, donde ha aludido a las sanciones por dopaje impuestas a los atletas rusos por parte del COI (Comité Olímpico Internacional).

Anuncios

Uno de los atletas excluidos de la cita olímpica de Río, Vitali Gritsenko, se quejaba antes de la ceremonia de lo injusto de la decisión del COI: "Es un golpe bajo,ya que nadie de los que estamos aquí ha tenido que ver nada nunca con el dopaje". 

Por otra parte, Vladimir Lukin, presidente del Comité Paralímpico Ruso, ha declarado que "aunque se nos acusa de estar obsesionados con las medallas, a mí lo que de verdad me impresiona es la voluntad de nuestros deportistas para superar esta crisis y convertir una injusticia en una fiesta".