Más allá de la derrota contra el Alavés, un hecho no relacionado con el resultado ha encendido la alarma de muchos culers: en el once inicial presentado por Luis Enrique había un solo jugador formado en la Masia, Sergio Busquets.

Consecuencia de la sanción impuesta por la FIFA por la cual el Club se quedó sin fichar durante dos ventanas (exactamente lo mismo que le ha ocurrido a Real Madrid y Atlético ahora), desde la directiva se lanzó una campaña bajo el lema “La Masia no es toca”. Efectivamente, ha sido casi literalmente así: en los últimos años solamente Sergi Roberto ha conseguido subir de las categorías inferiores y consolidarse en el primer equipo.

Anuncios
Anuncios

Se ha querido justificar esta falta de jugadores bajo el argumento que no todas las generaciones pueden ser como las de los últimos años. Ahora bien, si vamos más allá, se puede intuir la voluntad de implementar un cierto cambio de modelo al respecto.

Si nos fijamos en los jugadores inscritos en la plantilla de este año, solamente 9 han pasado por las categorías inferiores del Club. Además, uno de ellos, Jordi Masip, tendrá con toda probabilidad un papel totalmente testimonial. Durante la época de Pep Guardiola como entrenador, debutaron con el primer equipo 18 jugadores formados en casa. La importancia relativa de estos jugadores llegó a su zénit en la temporada 2013-2014: 17 de los 25 inscritos habían pasado por la Masia. Desde entonces la cifra ha ido bajando imparable, hasta llegar a los nueve actuales.

Anuncios

Las recientes palabras de Jordi Mestres, en las que aseguraba que para ser competitivos no basta con lo que pueda salir de la cantera, son reveladoras. Este mismo año, en lugar de confiar en jugadores como Marc Bartra, Sergi Samper o Munir, se ha preferido fichar a Umtiti, André Gomes y Paco Alcácer. Durante la pasada campaña, también, se malvendió a Grimaldo por 1 millón de euros pero se ha traído por 20 a Digné. Además, se ha regalado a piezas que pueden ser importantes en otros equipos como Sandro o Montoya.

Otro drama lo encontramos en el filial. La pasada temporada, a media campaña, se incorporaron a más de 10 jugadores para evitar el descenso del equipo entrenado por Gerard López. Para este año, se han fichado a 7 jugadores más y hasta 17 componentes de la plantilla del filial no han pasado por el Juvenil. ¿Qué está pasando?

La marcha de personas claves en el funcionamiento de las categorías inferiores como Albert Benaiges, José Ramon Alexanko o Guillermo Amor y la entrada de Pep Segura como secretario técnico del fútbol formativo profesional han llevado a un cambio de concepción.

Anuncios

En lugar del fútbol de combinación y de toque que ha caracterizado el Barça desde la llegada de Johan Cruyff como entrenador, se apuesta por un fútbol más directo. Respecto los valores inculcados a los jóvenes, hay voces que critican que se presta menos atención que antaño a su actitud y  trabajo hacia los estudios. En teoría, una de las finalidades de la Masia no es solamente formar profesionales del fútbol, sino también personas. Por lo tanto, convendría no descuidarlo.

El Barça ha vivido los mejores años de su historia gracias a equipos cuya columna vertebral eran jugadores formados en la Masia. Si desde la directiva tienen el real convencimiento que es necesario un cambio en el modelo formativo, lo pueden decir. Toda idea y propuesta puede ser debatida. Ahora bien, no es compatible predicar una cosa y después actuar de forma contraria. Los socios y aficionados del Barça tienen el derecho de saber qué caminos va a tomar el Club.  #FC Barcelona #Lionel Messi #Deportes Barcelona