La NBA a pasado der ser un baloncesto a solo espectacularidad, nada más alejado del #Baloncesto.

La disciplina del baloncesto lleva circulando más de 120 años,  en al año 1891, durante un enorme e insoportable invierno es Springfiel Massachussets, es donde comenzó a tomar vida, muchos afirman que, un buen viaje comienza con el primer paso, sin embargo, un gran viaje comienza con la idea en la meta. Con las fuertes temperaturas de esta región que impedía la salida hacia la práctica del deporte al aire libre.

Esta  disciplina fue inventada en Estados Unidos pero formulada por un maestro de educación física llamado James Naismith, quien asumió la responsabilidad y el desafío de crear una nueva disciplina basada más en destreza que el contacto físico y la fuerza física, que son dos variables de las cuales beben varios deportes que se practicaban en ese entonces.

Anuncios
Anuncios

Luther Guilick encargado de Educación Física en una escuela de trabajadores Cristianos fue el que extendió la orden a James,  quien solo se le concedió un plazo de 14 días para poder dar vida a un deporte que permita a los jóvenes distraerse del fuerte invierno.

James comenzó a escribir, e ideo el juego que consiste en hacer caer una pelota, colocando cestas en una determinada altura de 10 pies, algunos argumentan que eran cestos de fruteros, y que cada vez que el balón entraba se paraba el juego para sacar y continuar.

Los primeros exponentes  fueron divididos en dos equipos, como había 18 participantes cada equipo  tenía 9 participantes, 3 defensa 3 centro 3 delanteros, al inicio se comenzó ideando 13 reglas que difieren bastante a las reglas actuales, pero que la esencia es evitar el,  roce físico y favorecer la destreza del balón, no se permite, agarrar, empujar, golpear o hacer zancadas al oponente, una infracción contara como una falta, la segunda lo descalificaran, hasta que se consiga una canasta, si hay una evidente intención de lastimar, no se permitirá la sustitución del infractor.

Anuncios

Las 13 reglas originales fueron publicadas el 15 de diciembre en el año de 1892 en The Triangle.