En el primer partido tras la renuncia de Leo Messi, que al cabo de poco tiempo se convirtió en nada, #argentina se ha impuesto a Uruguay en Mendoza, en un partido de clasificación para el mundial de Rusia 2018.

El primer tiempo fe un monólogo absoluto de la selección de Argentina, que acorraló en todo momento a su rival Uruguay en su propio campo, dejando como referencia ofensiva a Luis Suárez que estuvo muy solo en ataque durante el primer periodo. Tabárez, DT de Uruguay dispuso una linea de cinco mediocampistas, con inluso Cavani más pendiente de ayudar en defensa que de labores ofensivas, y con un planteamiento muy ordenado le ponía las cosas muy difíciles a la selección local.

Anuncios
Anuncios

Además, los cambios introducidos por el nuevo seleccionador argentino, Edgardo Bauza no parecían tener ningún efecto, y es que Pratto pasaba totalmente inadvertido en el juego. 

En el minuto 31 llegaba la primera gran ocasión de Argentina, obra de Dybala con un disparo desde fuera del área que se estrellaba en el palo de la porteria de Muslera. El dominio de Argentina sin premio llegaría a su fin 10 minutos después, cuando en el minuto 42, Leo Messi, el gran protagonista de la noche, marcaba el 1 a 0 con un zurdazo que se colaba en la portería de Uruguay tras rebotar en un defensor. En la última jugada de la primera parte llegaría la polémica, ya que Dybala, excompañero de Paul Pogba en la Juventus, sería expulsado al ver su segunda cartulina amarilla, muy protestada al ser ambas extremadamente rigurosas.

Anuncios

Esta provocó un monumental enfado de Leo Messi, que, en una escena pocas veces vista, protestó la acción al arbitro de manera ostensible y durante varios minutos.

El partido en el segundo tiempo estaba muy abierto: el hecho que Argentina tuviera un jugador menos forzaba Uruguay a intentar algo en ataque, lo que dejaba espacios atrás con lo que el partido era mucho más vistoso. La segunda mitad se caracterizó por la falta de precisión de ambos equipos, y en ese mar de fallos y faltas se erigió la figura de Leo Messi, el jugador sin duda que más lo intentó, y sobre todo, lo consiguió. Y es que Messi es otra cosa, y los aficionados argentinos son conscientes de ello. En cada jugada de Messi, por insignificante que fuera la gambeta o cambio de juego, era aplaudida y vitoreada con gran fervor por parte de la hinchada local. 

En el último cuarto de hora, Uruguay lo intentó con más ímpetu, llegando incluso a arrinconar a Argentina en su área en algunos instantes, pero el marcador no se movería y Argentina se llevaría los tres puntos y el liderato en el grupo de clasificación. #Fútbol #Lionel Messi