A pesar de llevar en el cargo tres meses y haber dirigido un partido oficial con la #Selección Inglesa, el entrenador Sam #Allardyce ya se ha visto involucrado en un presunto caso de #Corrupción. Es una exclusiva que ha sacado hoy el diario británico The Telegraph gracias a una cámara oculta realizada por sus propios periodistas y que está causando un auténtico revuelo en Inglaterra.

En ella, los profesionales de la comunicación se habrían hecho pasar por representantes de una firma asiática con el objetivo de invertir en el mercado de fichajes inglés y Sam Allardyce ha sido la víctima perfecta. Tras una gira por Singapur y Hong-Kong, los periodistas tuvieron una conversación con el técnico británico en la que dejaba entender que podía cambiar las reglas de la Federación Inglesa de Fútbol en relación a los llamados intermediarios, es decir, las personas que tienen la propiedad de los derechos económicos de los jugadores.

Anuncios
Anuncios

Estos intermediarios hacen que clubes e inversores estén interesados en la venta de un jugador para sacar tajada económica del mismo. Una práctica que desde el 1 de mayo de 2015 está prohibida por la FIFA.

Según informa The Telegraph, el seleccionador habría pedido alrededor de 450.000 euros para intentar eludir las restricciones del mercado de fichajes establecidas por sus superiores en relación a estos intermediarios. Allardyce afirmaba con total seguridad que lo podía hacer sin ningún tipo de problema. “No es un problema. Muchos lo llevan haciendo mucho tiempo”, comentaba el entrenador a los supuestos inversores asiáticos.

Por su parte, la Federación Inglesa ha pedido al diario toda la información empleada en este asunto para abrir su propia investigación con el fin de esclarecer los hechos.

Anuncios

Sin embargo, el diario informa que esto sólo es el principio. Dada la magnitud de la investigación, se podría llegar a dar con la clave de la corrupción en el fútbol británico, sobre todo cuando el propio periódico recibió la información de que varias personas de la Federación Inglesa estaban recibiendo sueldos extra por cerrar los traspasos de los jugadores.

Allardyce, que cobra 3 millones de euros al año por entrenar al combinado británico, siempre ha criticado a sus anteriores homólogos. Entre ellos, el papel de Roy Hodgson en la pasada Eurocopa ante Islandia tachándole de “bastante indeciso”. Al igual que a su ayudante, el que fuera técnico del Valencia, Gary Neville, manifestando que era una mala influencia y que lo único que tenía que hacer era sentarse y callarse.