#simone biles es una gimnasta diez, tal y como se ha podido comprobar por el momento en el pabellón olímpico de Rio. Biles ya venía precedida de unos resultados inmejorables y para asombro del mundo, están presenciando quizás la reencarnación de Nadia Comaneci, que para los más veteranos nos asombró en Montreal '76. 

Simone tiene 19 años, un poco más mayor que Comaneci, pero por lo acontecido y demostrado tiene un dominio absoluto y una técnica envidiable, cosa que dependerá de ella misma y también de la suerte para ser la reina de estos #Juegos olímpicos de Rio y que se la recuerde por la proeza alcanzada.

Recordemos que esta gimnasta viene de estar imbatida en los últimos tres mundiales y que en estos Juegos todavía no conoce la derrota. 

El jueves, se coronó campeona olímpica sin apenas oposición y sacó más de dos puntos a la segunda clasificada.

Anuncios
Anuncios

Es la mayor diferencia jamás obtenida en esta competición de #Gimnasia. Es un lujo contemplar a esta gimnasta realizar sus ejercicios. 

Simone Biles, apenas llega al 1,50 cm de estatura, pero ese cuerpo curtido y una piernas puro músculo, le dan una fuerza y una calidad imbatibles.

En las pruebas disputadas por ejemplo en salto, llevaba demasiado inercia en la zancada y al hacer los saltos mortales y para no perder el equilibrio y caerse en el aterrizaje, tuvo que dar un salto extra. En paralelas, la prueba donde a ella flojea, la realizó sin errores apreciables y una salida altísima. Ahora donde Biles mostró su temple y tranquilidad fue en la barra de equilibrios, un ejercicio perfecto.

Para entonces la rusa Mustafina era la que iba en cabeza pero con muy poco margen y Biles sabía que le quedaba el ejercicio de suelo, su especialidad.

Anuncios

El ejercicio de suelo son de aquellos que tienes que grabar en vídeo y tenerlos bien guardados, porque Simone Biles realizó una coreografía nunca vista, además parece divertirse y eso se transmite al público presente, jueces y al fin y al cabo esto es un espectáculo. Los diagonales y acrobacias cada vez eran más complicadas. 

Finalmente, con la suma de los cuatro ejercicios disputados, sacó más de dos puntos a sus rivales.

Para postre, Simone para convertirse en leyenda, todavía le quedan por disputar tres pruebas más, con ello podría llegar a colgarse 3 metales más, quien sabe de que color, aunque apuntan a oro. Si eso fuera posible llegaría a 5 oros y eso no haría más que engrandar su colosal actuación en estos Juegos Olímpicos de Rio.