Hace pocos días ocurrió algo inexplicable en los #Juegos olímpicos de Río 2016. La piscina de clavados, de pronto, se tiñó de verde y ninguno de los expertos sabía lo que había ocurrido. Inclusive, no encontraban una explicación racional para el fenómeno que había ocurrido. 

La preocupación por parte de los organizadores de las pruebas de clavados, como era de esperarse, fue alarmante. Temían que la coloración de la piscina afectará el desempeño de los atletas o que, inclusive, creyeran que se trataba de un problema relacionado con aguas tóxicas. 

De igual manera, los clavadistas compitieron por los podios sin problema alguno (aparentemente) en la piscina verde.

Anuncios
Anuncios

A pesar del fenómeno que se presentó todo fluyó de manera normal y tranquila. El clavadista que se mostró más sorprendido por el hecho fue el británico Tom Daley. Este publicó una foto en su Twitter donde relucía la extraña piscina verde de Río 2016.

Muchos de los jueces y gran parte del público pensó que se trataba de una decoración por parte de los encargados de las piscinas. Debido a que casi todo en Río es verde, la piscina no tendría que ser la excepción; esta fue la conclusión de muchos.

Afortunadamente, los atletas en ningún momento se vieron afectados por el extraño color del agua. El rendimiento de los clavadistas estuvo al máximo y pudieron dar todo de sí. Algunos mencionaron que "los clavadistas acostumbran a ver el agua. La visualización es muy importante en los clavados.". Pero a pesar de ello no ocurrió ninguna situación fuera de lo normal.

Anuncios

Otros atletas afirmaron que conforme pasaba el tiempo el agua se ponía más oscura pero aseguraron que no había mal olor, ni el agua afectó su piel.

Así pues, luego de varias pruebas exhaustivas, los expertos dieron con lo que estaba pasando. Según lo expuesto en un comunicado oficial de la Federación Internacional de Natación (FINA), el color del agua tenía su origen en los tanques de distribución de este líquido.

Dichos tanques se quedaron sin algunos de los productos químicos utilizados en el tratamiento del agua. Este desbalance de químicos provocó que el agua cobrará un color verde ya que el nivel de pH estaba fuera de su rango normal.

De igual manera, para la tranquilidad de muchos. El Comité de Medicina Deportiva de la FINA dio por sentado que no hay ningún tipo de peligro para los atletas: "No existe ningún riesgo para la salud y la seguridad de los atletas y no hay razón para que la competencia se vea afectada.".     #rio 2016 #Deportes