Desde hace años, es claro el apoyo general al tenista Rafa Nadal, con sus partidos emitidos en televisión en abierto la mayoría de las veces y teniendo más audiencias que la más popular de las telecomedias castizas. Siempre hay héroes locales en lo deportivo, en cualquier país.

Lo que pasa es que cada vez más, ese apoyo a Nadal ha ido degenerando en apoyos más de hooligans que de gente que admira a un gran deportista. Y no nos referimos a aficionados al tenis, sino a periodistas que jamás han cogido una raqueta y que se aburrirían viendo un partido entero de tenis.

Ayer hubo un tuit del Ejército del Aire que ha levantado polémica, y que a Nadal le ha hecho un flaquísimo favor.

Anuncios
Anuncios

Querían animarle después de perder la medalla de bronce ante el japonés Kei Nishikori, y copiaron el fragmento de un artículo que en 1949, en el diario franquista El Alcázar, Camilo José Cela dedicó a Millán Astray, el famoso líder de la Legión española, sí, aquel sin un ojo y un brazo, que gritaba “Muera la inteligencia, viva la muerte”. El fragmento era: “La guerra no es triste, por que levanta las almas… por que, fuera de la Bandera, nada, ni aun la vida, importa”. Le añadieron “Gracias, Rafa”, al final. Al final, tuvieron que borrar el tuit, por que recibía críticas duras incluso de quienes les apoyan, y pidieron perdón.  

Días antes, cuando Nadal ganó brillantemente la medalla de oro en dobles, los elogios eran muy desmesurados y casi religiosos. Se le llegó a poner en un altar cuando no le gustó ver una bandera catalana en las gradas.

Anuncios

“En patriotismo, también es el más grande”, u otros sacan su obsesión contra Catalunya: “Como a Nadal le pongan banderita estelada en TV3, voy a Cataluña y le tiro de los pelos a Puigdemont".

Lo más curioso es que Nadal diga que “el nacionalismo nunca debe ser mezclado con el Deporte”, cuando él mismo es utilizado sin ningún pudor por el nacionalismo español más rancio, algo parecido a lo que pasó con el cineasta José Luis Garci en sus últimos 15 años de carrera (desde que Mariano Rajoy fuera con él a Hollywood cuando estaba nominado por El abuelo, hasta que Esperanza Aguirre le subvencionó a lo grande Sangre de Mayo).

Rafa debería ir a su aire, presumir de sus creencias nacionales sin dejarse utilizar, como hacen otros deportistas importantes, pero nunca protesta por esa utilización. ¿O es que teme que, sin esa clase de apoyos, no seguiría en lo más alto? También podría irse a trabajar a otro país donde le aprecien por lo que es, fuera de utilizaciones políticas, como hacen muchos artistas, recordemos a los que emigraban a Paris, tipo Picasso, Man Ray o Fujita, donde encontraban más comprensión a sus obras que en sus países natales.

Anuncios

Muchos se meten, injustamente, con el Barça por mezclar #Política y Deporte. Lo hace por que fue durante muchos años la única manera del pueblo catalán de expresarse durante el franquismo, y el Barça tuvo que ser multifacético, es decir, “camión, taxi, grúa”, algo que se convirtió en una tradición. Y por ello vemos a la Caverna ofenderse si el Barça criticaba la guerra de Iraq, cuando desde el Real Madrid la apoyaban de manera velada. Y hoy en día, el Deporte es una manera más de hacer Política. Por ello, la gente hace caso más a lo que diga un Raúl, un Messi o un Guardiola que a lo que diga un político, pero estos últimos saben utilizarlos en su beneficio, sin que se den cuenta. #rio 2016 #Rafa Nadal