Como cada año el sorteo de la #Champions League ha dado mucho de qué hablar, más allá de los posibles cruces o la dificultad de los partidos en cada grupo, esta vez dio de qué hablar por un posible amaño en el sorteo de los grupos.

Una gran cantidad de personas han mostrado su malestar por el gesto que hizo Roberto Carlos, exfutbolista del Real Madrid, al sacar una de las bolas en el sorteo de la fase de grupos.

Roberto Carlos introdujo su mano en el bombo, sacó una bola, la mira unos segundos y la vuelve a meter en la urna, para luego removerlas y sacar otra. Mientras sucedía todo esto, el exjugador bromea con su acompañante que le pregunta si tiene las “manos calientes" (aquí el vídeo).

Anuncios
Anuncios

Tras esto, que puede sugerir ciertas dudas sobre la limpieza de este sorteo, aparece Ian Rush, embajador de la final de la Champions League. El embajador saca una bola, la abre y la deja en la parte inferior de la mesa, donde no llega la cámara, realizando un un extraño movimiento con las manos antes de mostrar el papel públicamente (aquí el video).

Todo esto acrecentado dos meses después de que Joseph Blatter, presidente de la #FIFA, afirmarse que había sido testigo del uso de bolas calientes para amañar los sorteos de la competición europea. Blatter afirmó, "yo jamás toqué las bolillas, cosa que otros sí hacían. Claro, se las puede señalizar, calentándose o enfriándose" para después añadir, "se ponen las bolillas antes en la heladera. La mera comparación entre unas y otras al tocarlas ya determina las bolas frías y las calientes.

Anuncios

Al tocarlas ya se sabe qué hay"

Esto tampoco nos debería sorprender, ya que se han realizado investigaciones a la FIFA por supuestos sobornos a cambio de derechos de retransmisión, como otra por gestión desleal en la compra de votos y lavado de dinero en la elección de de las sedes de las Copas del Mundo de 2018 en Rusia y 2022 en Catar. Con todo esto, Blatter y Platini fueron suspendidos por 8 años de cualquier actividad relacionada con el fútbol por violar el código ético en relación a pagos desleales.

Para finalizar, no podemos olvidar que hace unos días falleció João Havelange, presidente de la FIFA de 1974 a 1998, el cual declaró "He venido a vender un producto llamado fútbol". Por ello, no nos debe sorprender lo más mínimo el amaño en el sorteo de grupos de la Champions, ya que lo que quiere la FIFA es ganar dinero gracias a los aficionados.