Tras la dolorosa y agónica derrota de los hispalenses en la Supercopa de Europa frente al Real Madrid, el público buscará dar apoyo a los jugadores en el segundo título de la temporada. El Estadio Ramón Sánchez Pizjuán se llenará hasta la bandera para recibir al #FC Barcelona, ganador de la pasada edición de la Liga Española y de la Copa del Rey. Como ya ha ocurrido en anteriores ocasiones, cuando un mismo equipo vence en las dos competiciones, el finalista del trofeo entregado por Felipe VI es quien ejerce de local en la ida de la Supercopa.

Los catalanes parten como favoritos en una eliminatoria que se les da muy bien.

Anuncios
Anuncios

De hecho han vencido en 6 de las últimas 8 ocasiones en las que han disputado dicho torneo. Viéndose superados en 2012 por el Real Madrid (4-4 en el global) y por el Athletic Club de Bilbao el pasado verano (con un sonado 5-1 total).

Por su parte, el #Sevilla ha jugado dos veces la Supercopa logrando una victoria y una derrota. Lograron alzarla en 2007 frente al Real Madrid y perdieron contra el propio Barcelona en 2010.

El conjunto entrenado por Luis Enrique llega con buenas sensaciones en lo que a la medular y la ofensiva se refiere, pero con una defensa muy débil, tal y como atesoran los 9 goles recibidos en 4 partidos. Las bajas de Marc-André Ter Stegen y Jordi Alba por lesión aseguran la presencia en el once de un Claudio Bravo que ha estado en entredicho este verano y de una cara nueva como es la del lateral Lucas Digne, procedente del PSG por 16,5 millones de euros.

Anuncios

Tampoco veremos a Neymar ni a Rafinha, quienes se encuentran concentrados con la selección brasileña en la cita olímpica de Río. El resto de la plantilla está disponible en su totalidad.

Los locales tratarán de recibir una inyección de moral por parte de los aficionados para intentar doblegar a un FC Barcelona que como cada año aspira a alzarse con todos los títulos. Las lesiones de Krohn-Dehli y David Soria no suponen un grave problema dado que no suelen empezar de inicio. Sin embargo, la ausencia de Trémoulinas obligará a Sergio Escudero a lidiar con la banda derecha del Barcelona.

El Nervión, así es como se conoce al templo sevillista, es un escenario que no resulta nunca cómodo para los equipos que lo visitan, especialmente cuando se trata de escuadras superiores sobre el papel. La hinchada hispalense siempre hace que sea una olla a presión y por eso suelen conseguir buenos resultados contra clubes de mayor entidad. 

Mi pronóstico es un partido igualado e intenso de buen principio pero dominado por los visitantes conforme vayan pasando los minutos. No me mojo en cuanto al resultado, pero de bien seguro que sea cual sea no deja cerrado el título. La Supercopa de España se cerrará en el Camp Nou el próximo miércoles 17 de agosto a las 23:00h. #Fútbol