El sábado explotó la noticia en Italia, de que Gonzalo Higuaín había sido sometido a una revisión médica, y tan solo era una firma lo que lo separaba de la Juventus, la cual había decidido pagarle los noventa millones de euros al Napoli de la cláusula de rescisión. Así que el martes le dio la bienvenida oficial al jugador, en un comunicado donde resaltaron que se enriquecen desde este momento con otro grande y también lo informaron por #Redes Sociales en las cuales propusieron el hastag #BienvenidoPipita.

Y fue el campeón italiano el que dio a conocer la cláusula de rescisión de noventa millones que se pagará durante las próximas dos temporadas en dos partes, mientras tanto el jugador recibirá siete millones y medio de euros por cada año de contrato, así mismo todos los medios locales informaron de sus beneficios por su derecho de imagen.

Anuncios
Anuncios

La Juventus reconoció en su web que es difícil hablar del jugador y decir algo no dicho anteriormente, es un delantero total, con cualidades físicas y técnicas de locura, y con un dote particular en su olfato de gol que pocos tienen en el mundo, muy pocos; además concluyó en su comunicado que la historia se va transformando en crónica, el pasado se hace presente y principalmente el futuro, y el futuro del jugador es blanco y negro.

La temporada pasada Gonzalo se convirtió en el goleador máximo de la historia de la serie A con treinta, y su fichaje ya es una de las operaciones más caras del futbol de Italia. Su traspaso resulta ser el tercero más caro del mundo luego de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo. Pero esta felicidad que llega a Turín igual se contrapone con lo sucedido en Nápoles, en donde se lo recibió con una marcha de resentimiento y rabia en los hinchas napolitanos, es allí donde además se le busca reemplazante, queriendo convencer a Wanda Nara de que se lleve a Mauro Icardi al sur.

Anuncios

¿Qué te ha parecido esta nota? Déjanos tu comentario abajo, recuerda que si quieres saber más acerca de deporte no debes dejar de leer nuestros artículos. #Famosos #Globalización