Ciertamente todos sabemos que el fútbol es un deporte muy injusto. No siempre gana el que mejor juega, y eso es lo apasionante de esta disciplina. Claramente #argentina tuvo un buen partido ante la selección de Portugal, pero las cosas no se les dieron en ningún momento; sólo tuvieron mala suerte. ¿Será el comienzo de otra pesadilla?

Después de la dolorosa derrota de la selección de #Fútbol de Argentina en la final de la pasada Copa América Centenario, todos deseaban hacer borrón y cuenta nueva. Los Juegos Olímpicos Río 2016 se presentan como una nueva oportunidad para hacer un mejor papel. Pero, nuevamente, se repite la historia. 

El partido que llevó a cabo el seleccionado argentino de fútbol Sub- 23 fue más que correcto.

Anuncios
Anuncios

La escuadra se mostró activa en todo momento, buscaban el buen toque del balón y siempre iban al ataque. Inclusive, la primera oportunidad de gol la tubo Argentina con José Luis Gómez, quien falló una oportunidad clara.

De igual manera, Portugal pudo haber conseguido el primer gol al minuto 18, pero el portugués Bruno Fernandes en vez de chutar le terminó haciendo un pase a Gerónimo Rulli (portero de Argentina). Hubo un lapso en el que Portugal tuvo dominio del partido, controlaban el esférico pero no sabían cómo hacer daño. 

A pesar de que la posesión del balón favorecía a Portugal, Argentina desperdició otra oportunidad clara de gol al minuto 27 del primer tiempo. Esta vez quien falló fue Ángel Correa, jugador del Atlético de Madrid que tuvo pocos minutos la temporada pasada en su club. 

A los 2 minutos de haberse iniciado el segundo tiempo, Argentina tendría la ocasión más clara de gol en todo el partido, esta vez en los pies de Jonathan Calleri.

Anuncios

Este se encontró cara a cara con el arquero, intentó hacerle un sombrerito pero la pelota pegó en el travesaño superior de la portería.

Así transcurría el segundo tiempo, Portugal continuaba con la posesión del esférico pero Argentina era la que estaba más cerca del gol. A pesar de lo que ocurría en el partido, fue Portugal la que terminó convirtiendo el primer tanto del juego. Argentina dejó muchos espacios en el fondo debido a que estaba volcada al ataque, y en una contra de Portugal, al minuto 66, Paciencia terminó definiendo abajo y a la izquierda de Rulli.

Con el resultado adverso, Argentina optó por ir más hacia adelante, pero las cosas no funcionaron. Al minuto 84, el arquero de Argentina, Gerónimo Rulli, cometería un error garrafal. El jugador portugués, Pité, chutó desde la media distancia, parecía una acción sin peligro, pero Rulli calculó mal la trayectoria del balón y este pasó entre sus piernas.

Al parecer el arquero no posicionó su cuerpo de forma correcta y la pelota terminó en el fondo de la red.

Anuncios

Sin lugar a dudas un tanto inmerecido para Portugal, ya que no había hecho el trabajo necesario como para conseguir sumar nuevamente.

En el tiempo de descuento el central de Portugal, Tiago Llori, evitaría un gol sobre la línea, después de que Simeone intentará meter el balón de chilena.

La posesión del esférico quedo en 58% para Portugal y 42% para Argentina. Claramente los argentinos al menos merecieron el empate pero terminaron cometiendo uno de los peores errores del fútbol: no concretar las oportunidades en goles. Llegaron con peligro varias veces al área del contrario, pero no supieron definir.

A pesar de todo el seleccionado argentino de fútbol Sub- 23 desea alcanzar su tercera medalla de oro después de haber conseguido la gloria máxima en Atenas 2004 y Beijing 2008. #Juegos olímpicos