Por algún motivo extraño los deportistas de Gimnasia no suelen quitarse las camisetas. Será por elegancia, será por una norma no escrita, o por cualquier motivo publicitario, pero no es nada habitual que en los #Juegos olímpicos los participantes se despojen de sus camisetas.

Quizá por este motivo, que uno de ellos, el estadounidense Danell Leyva baile sobre las barras y se quite la parte superior de su ropa, y muestre entre contoneos cargados de #HOMOEROTISMO su forma de bailar ha conseguido que el video en cuestión de una televisión paraguaya se haga viral.

Porque mientras en el fútbol es muy habitual que los deportistas muestren palmito y ganen miles de euros en publicidad por utilizar su cuerpo en docenas de anuncios,  los 'gimnastas olímpicos'  no suelen ganar tanta fama como éstos y en lo único que basan sus medallas en el trabajo diario durante años, motivo por el cual los cuerpos se acercan a lo que 'comercialmente' llamariamos la perfección masculina.

Anuncios
Anuncios

Hombres musculados, habitualmente educados, con un mínimo de tatuajes que suele ir en  paralelo a un nivel de estudios normalmente muy superior al de los futbolistas se convierten estos dias en la imagen de la belleza para muchos y para muchas.

Porque los Juegos Olímpicos llenan las pantallas estos dias de bellísimas mujeres y hombres, con cuerpos envidiables, y con una tenacidad  digna de alabanza.

Me gustan los juegos olímpicos, y no me gusta nada el fútbol. ¿Se nota?.  Hoy acaba de ganar la medalla de oro Brásil frente a la campeona del mundo Alemania, mientras tanto, los futbolistas españoles prefieren no participar en los Juegos Olímpicos, y uno, que es malo para estas cosas, acaba pensando que saben perfectamente que si hablamos de belleza masculina, de elegancia, de educación y cultura, una parte importante de los deportistas olímpicos acabarian derrotando en todas esas cuestiones a los futbolistas.

Anuncios

Mientras tanto, los Juegos terminan ya, pero llegan los mejores deportistas del planeta, los paralímpicos, para quienes casi nadie perderá cinco minutos en seguirles, pero eso es deporte. #Rio2016