La #Gimnasia artística, conocida también como gimnasia deportiva, es una de las disciplinas más asombrosas del deporte. Belleza y técnica se dan la mano en el escaso margen que el poco más de un minuto permite a las participantes lucirse en una competición que, al contrario que otros deportes, caso del baloncesto o el tenis, no solemos ver en retransmisiones fuera del marco olímpico.

Y es una pena, porque también existen campeonatos para esta disciplina, como es lógico, pero jamás se televisa ninguno. Hay que esperar cuatro años para disfrutar del nivel de los gimnastas, lo cual, para quienes amamos este complejo deporte, es frustrante.

Anuncios
Anuncios

Qué bonito fue para los televidentes de los Juegos de Montreal del año 1976 aplaudir a la todavía mítica Nadia Comaneci, una joven de 14 años que dejó asombrado al mundo con su perfección aplastante. Fue la primera gimnasta en obtener un diez con sus ejercicios.

La norteamericana Mary Lou Retton o la rumana Ecaterina Szavo, que llevaron a cabo una competición épica en los Juegos de Los Ángeles en 1984, la rusa Yelena Shushunova en los de Seúl de 1988, en los que también tuvo enfrente a la rumana Daniela Silivas... La lista de nombres de grandes gimnastas es enorme, pero más allá de los aros olímpicos parece que el eco de sus logros de apague y que nos tengamos que conformar con las repeticiones de sus formidables ejercicios.

Nos encontramos ahora inmersos en los Juegos de Río 2016, con las competiciones de gimnasia artística muy avanzadas, a falta de un par de aparatos por coronar a la nueva reina.

Anuncios

En lo que respecta a las barras asimétricas, la rusa Aliya Mustafina es la gimnasta que se ha alzado con la medalla de oro, pero ha sido la norteamericana Simone Biles, heredera del arte de Comaneci y Lou Retton al haber tenido todas ellas a Bela Karolyi como entrenador, quien ha roto los moldes de esta edición.

Biles ya suma un oro por equipos, otro individual y el del salto de caballo, a la espera de que tengan lugar las finales de barra de equilibrios y suelo, que se celebrarán hoy y mañana respectivamente. 

Una vez entregadas las medallas, vamos a echar de menos las series, que son las diagonales en el tapiz con la mezcla de elementos de giros o dobles saltos, los molinos en las asimétricas, la expectativa de comprobar si la gimnasta clava la salida... Pequeños momentos que hacen grande la gimnasia y convierten en leyendas a quienes se dedican en cuerpo y alma a ella. #Juegos olímpicos