El galardón más deseado en Río es, sin duda, "la medalla", preciado objeto que corona la pasión, la fuerza y  dedicación de los miles de atletas de los Juegos Olímpicos; pero de los casi 10,500 deportistas procedentes de 216 países que asisten a esta competencia, sólo algunos disfrutarán la satisfacción de haberlo conseguido, cuando una de esas medallas pendan de sus cuellos.

Los organizadores de los #Juegos olímpicos ordenaron la elaboración de casi 2,500 medallas, de las cuales, únicamente 812 son de oro, las más codiciadas. Pero, las medallas de oro, ¿están hechas sólo de oro? La respuesta es negativa. Las medallas de oro, en realidad, están compuestas por 92,5% de plata; 6,16% de cobre y únicamente el 1,34% es oro y basados en su compuesto, están valoradas en aproximadamente, 600 dólares.

Anuncios
Anuncios

El reglamento del Comité Olímpico Internacional establece que cada medalla de oro debe tener al menos 6 gramos de oro de 24 kilates. Fue en los Juegos Olímpicos de Estocolmo (1912), la última vez que fueron entregadas medallas hechas únicamente de oro.

Las medallas de Río 2016, pesan 500 gramos y tienen un diámetro de 85 milímetros. Esto las hace las más grandes y pesadas de la historia. El diseño incluye unas hojas de laurel que envuelven el logo de Río 2016. Las medallas vienen dentro de una caja de madera en forma de piedra, que ha sido certificada por el consejo de protección de los bosques, lo que significa que no solo han cuidado la calidad de la presea, sino que también han dado una clara muestra de poseer una gran conciencia ecológica. Continuando con el mismo criterio, el 30% del material que contienen las medallas de plata y bronce es reciclado.

Anuncios

En cuanto a las medallas de los Juegos Paralímpicos, haciendo gala de un enorme sentido de la responsabilidad social, con el propósito de ayudar a los atletas débiles visuales, las medallas tendrán un dispositivo interno que hace ruido cuando es sacudido, las de oro suenan más y las de bronce las que menos. De esta manera ayudarán a que los atletas sepan qué han ganado.

A pesar de que el costo, por su composición, no es muy alto, el valor se incrementa significativamente una vez que la presea ha sido entregada al atleta. Algunas casas de subastas han llegado a dar hasta 10,000 dólares por una medalla, de la disciplina que sea, y a pesar de que el atleta no sea muy reconocido. Pero si se trata de un atleta consagrado, la historia es otra y el precio se eleva estratosféricamente, tal es el caso de los 1,47 millones dólares que se pagaron por la última de las 4 medallas ganadas por Jesse Owens en Berlin 1936, quien en su época de esplendor, fue considerado el mejor y más grande atleta de la historia. 

Mi elogio va a los estrictos principios humanos y ecológicos que el Comité Olímpico Internacional ha empleado en Río 2016 para galardonar a los grandes del deporte mundial.

Anuncios

Finalmente, lo que cuenta es obtener una distinción por el  sacrificio, ímpetu y coraje que los atletas muestran en cada una de estas estupendas competencias Olímpicas.

 

  #Ecología #Brasil