El seleccionador de los #Estados Unidos, Mike Krzyzewski se despedía de la selección de la mejor manera posible. Este equipo, que había sido criticado en repetidas ocasiones y del que se dudaba mucho en su país, consiguió su objetivo y callar las bocas de sus detractores en una espectacular final en la que arrasaron a la selección serbia por 66-96. Con esta victoria llegamos al final del legado de 'Coach K' con la selección estadounidense; tras coger al equipo en 2006 tras la debacle ocurrida en Atenas 2004 y en el mundial del 2006, ha conseguido devolver a la mejor selección de #Baloncesto del mundo al lugar donde se merecía estar, con un récord de 76 victorias y 0 derrotas del que puede sentirse orgulloso el entrenador de los 'Blue Devils' de la universidad de Duke.

Anuncios
Anuncios

El relevo será otro de los grandes, Gregg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs y sin duda alguna es uno de los que podemos decir que está entre los mejores de la historia; tras abandonar los Golden State Warriors donde ocupaba el puesto de entrenador defensivo del equipo, llegó a San Antonio para ganar 5 anillos de la mano de David Robinson, Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili. 

El partido no tuvo mucha historia, los serbios consiguieron aguantar un cuarto; el resto del partido fue un auténtico paseo de los chicos de 'Coach K'. Kevin Durant volvió a ser el protagonista, al igual que en la final de Londres 2012. Aplastó y humilló a los serbios con una increíble actuación, una de esas que vale la pena guardar en vídeo para recordar dentro de unos años. Triples desde su casa, robos y mates brutales en transición, a los serbios se le vino encima un auténtico ciclón que vestira los colores azul y dorado la próxima temporada.

Anuncios

DeMarcus Cousins no tuvo rival en la pintura, terminó el partido con 13 puntos, 15 rebotes y 29 de valoración, una auténtica pesadilla para Jokic, Raduljica y Macvan. Klay Thompson tuvo una actuación muy buena pero pasó un poco más desapercibido que en partidos anteriores, que para este chico pasar desapercibido es anotar 12 puntos, nada mal.

Los estadounidenses abandonan Río con buen sabor de boca, con el sentimiento del trabajo hecho, sabiendo que han cumplido y que han hecho los deberes, y sabiendo que ahora es el momento de Gregg Popovich. Se avecinan tiempos de alegrías para el Team USA. #Juegos olímpicos