ESP 76 - 82 USA (17-26/22-19/18-21/19-16) 

Otra vez más, los Estados Unidos se cruzaron en el camino de España y nuevamente sometieron a la generación dorada de nuestro #Baloncesto. Pau Gasol (23P 8R 2A 1T), que jugó lesionado, volvió a erigirse como líder en la cancha y mantuvo a España con opciones hasta los últimos minutos. Los norteamericanos nunca fueron por detrás en el marcador, pero tampoco se sintieron cómodos en la mayor parte del encuentro. 

Se sabía de la dificultad de un partido ante los norteamericanos, por su talento pero sobretodo por la exigencia física que demanda. A pesar de ello, nuestra veterana generación de oro dio guerra desde un buen inicio, con Pau Gasol presentando ya sus credenciales - con 12 puntos en el primer cuarto. Pero demasiado tuvo que batallar con el intimidador DeAndré Jordan (9P 16R 2A 4T) y la mole DeMarcus Cousins (2P 3R).

Anuncios
Anuncios

Y es que precisamente bajo los aros fue donde España perdió parte de sus posibilidades de darles alcance, diferencia (de 12R) que sobre la pista fue determinante en cuanto a segundas opciones.

El inicio del segundo cuarto fue caótico, pero España supo remar a su favor. Los árbitros pitaron 4 técnicas al combinado español y 2 al americano, y, en medio de aguas turbias, los puntos de Navarro (9P 3R) y un triple de Rudy (9P 7R 2A) permitieron a selección arrimarse a los americanos (35-38). España necesitó de toda esa maraña para sacarse las manías y empezar a jugar más relajada, más a placer. Sin embargo, los buenos minutos españoles despertaron a la fiera y, a cada acometida de los españoles, Klay Thompson (22P 4R 3A) empezó a responder con un repertorio inverosímil de canastas y un 4/8 en triples.

Anuncios

A la media parte (39-45), los estadounidenses eran conscientes que España estaba consiguiendo sus propósitos: marcador corto, poca ventaja y las grandes figuras americanas bien atadas. Gasol puso de nuevo el automático para anotar 11 puntos más en el tercer cuarto pero costaba un mundo que anotarán los demás. En cambio, los USA supieron buscar los espacios y momentos para varios jugadores como Kyrie Irving (13P 5R 2A) y Kevin Durant (14P 8R), atacando con paciencia hasta encontrar la fisura en la variable defensa española. 

Malísimos minutos de Ricky Rubio (0P 1R 1A), demasiados teniendo a un certero Sergio Rodríguez (11P 1R 5A) y a J.M. Calderón, que no jugó. Kyle Lowry (9P 3R 3A) convirtió la canasta que puso a España en el momento más crítico (57-72) a siete minutos para el final. Fue entonces cuando, por fin, apareció Nikola Mirotic (7P 5R), el artífice de la gran victoria sobre Francia, para intentar la remontada (69-78), pero la realidad fue que la selección empezaba a quedarse sin combustible.

Anuncios

Aún así, lo intentaron con el orgullo que les ha empujado a lo largo de dos décadas, para cerrar el partido con un más que digno 76-82.

Domingo, ante el perdedor del Australia-Serbia, probablemente en los que hayan sido los últimos #Juegos olímpicos para muchos de ellos, un metal de bronce será una despedida más que merecida para la generación dorada del baloncesto español.