Todavía no han empezado los Juegos Olímpicos y ya todo el mundo habla de la selección estadounidense de #Baloncesto, en concreto del jugador de los Golden State Warriors Draymond Green, que la ha liado en #Snapchat publicando una foto de su pene

"Me equivoqué de botón", se excusaba el baloncestista después de eliminar la foto y pedir disculpas. Ya era tarde: miles de personas habían visto sus genitales, incluidos sus compañeros de la selección que, en la concentración del equipo en Houston, no se privaron de hacer todo tipo de chistes y bromas a costa de Green, cada vez más avergonzado.

En cambio, el equipo técnico no se ha tomado el asunto de la foto de Snapchat tan bien, aunque el seleccionador Mike Krzyzewsky ha rehusado hacer declaraciones sobre el tema.

Anuncios
Anuncios

Lo importante ahora es centrarse en el torneo.

Otros escándalos de Draymond Green

La historia de la foto del pene de Green es sin embargo una mera anécdota al lado de otros escándalos protagonizados por el ala-pívot de 2,01 metros de altura apodado como The Dancing Bear

Hace sólo un mes protagonizaba una pelea en la localidad de East Lansing, en el estado de Michigan, Green, que llevaba unas cuantas copas de más, se lió a golpes en un bar con un jugador de fútbol americano de la Universidad de Michigan, donde él mismo había estudiado y jugado al fútbol en 2011.

Las razones de la reyerta son desconocidas pero sus consecuencias no: por este incidente el jugador de los Warriors fue detenido y, tras pasar cuatro horas en el calabozo, llevado ante el juez. Green pudo evitar la cárcel después de reconocer haber iniciado la pelea, disculparse y pagar una multa.

Anuncios

Sin embargo, este episodio desagradó a muchos aficionados de la NBA. La broma le pudo salir cara, pues los técnicos de la selección se plantearon muy seriamente su exclusión del equipo olímpico. 

Dados estos antecedentes, es normal que el asunto de la foto del pene en Snapchat no haya llegado en el mejor momento. Esperemos que Draymond Green sepa comportarse en Río de Janeiro.