Despúes de haberse retirado del mundo del boxeo, Pacquiao ha decidido que sus fuerzas ahora deben concentrarse en el mundo de la política filipina. Tanto es así que, según declaraciones propias, su sueño sería llegar a la presidencia del país para gobernar con la Biblia en la mano, ya que siempre se ha afirmado como un ferviente católico practicante, algo que le ha ocasionado algún que otro roce con medios y patrocinadores por opiniones controvertidas contra la homosexualidad.  

Rodrigo Duterte, actual presidente, también apoya la iniciativa

Pac-Man como también es conocido el campeón mundial de #Boxeo, llegó al senado el pasado 19 de mayo.

Anuncios
Anuncios

Ésta es una de las primeras iniciativas que está promoviendo desde que llegó al cargo, la cual también agrada al presidente Rodrigo Duterte que pretende levantar la moratoria impuesta en 2006 por la entonces presidenta Gloria Macapagal Arroyo. Presidente y senador se reunieron recientemente para tratar este tema y otros, ya que el mandatario está llevando a cabo una implacable guerra contra la escalada del tráfico de #Drogas que sufre el país, algo que ya le ha propiciado duras críticas por parte de más de 200 ONG, tal y como ha informado Europa Press recientemente. Desde el 30 de junio, cuando Duterte asumió la presidencia, hasta el 1 de agosto se han contabilizado 465 muertes de sospechosos de tráfico de drogas a manos de la policía y grupos civiles llamados "vigilantes".  

La pena de muerte no va contra la Biblia  

"Estoy preocupado porque soy padre. Me preocupa que los crímenes y las drogas no se resuelvan.

Anuncios

Quizás, es mi opinión, si tuviéramos otro presidente distinto y la campaña antidrogas no fuera tan intensa, no hubiéramos sabido como de grande es el problema que tiene Filipinas contra las drogas", así declaró Pacquiao. El ex-boxeador apoya la pena de muerte porque considera que no va en contra de la Biblia y su país necesita aplacar la criminalidad en torno al negocio de las drogas. La metanfetamina es la droga que está arrasando ahora mismo en Filipinas, seguida de la marihuana e inhalantes de productos adhesivos, con un consumo predominantemente masculino y una media de unos 30 años de edad.