El Barça ha hecho buena su fuerte pegada en la segunda parte del partido que se ha disputado en tierras sevillanas. La Supercopa de España es un título menor dentro de los que se disputan a lo largo de la temporada pero no deja de ser uno más y eso el Barça lo sabe muy bien. 

Si miramos atrás en la historia ya pasó alguna vez, estamos hablando de los años 80: el campeón de la Liga y el campeón de la Copa de Rey de una misma temporada fue el mismo, el Real Madrid. La Supercopa de España no se disputó porque el campeón era el mismo. Las normas cambiaron para la suerte de los aficionados de los meses veraniegos, poder así disfrutar de un espectáculo futbolístico y, aunque el campeón fuera el mismo, el finalista de la Copa del Rey disputaría la Supercopa española.

Anuncios
Anuncios

En este siglo ha habido dos duelos entre el Barça y el Athletic de Bilbao con esta misma fórmula. Este año 2016 ha sucedido lo mismo con el Sevilla, perdedor en la final de la Copa del Rey contra el #Barcelona.

El partido, si bien en la primera parte fue bastante disputado y las ocasiones fueron escasas, éstas fueron desaprovechadas por los delanteros barcelonistas. La más clara, una de Luis Suarez delante de Sergio Rico que el portero logró despejar. En la segunda parte, la presión del Sevilla fue decreciendo y si le permites eso al Barcelona, te mata. Los delanteros, aunque aún no están demasiado acertados, son letales. Messi se sintió en la medular "como pez en el agua" y asistió a sus compañeros con total tranquilidad. 

La más que posible perdida de fuelle por parte del Sevilla viene por la acumulación de minutos con una prórroga incluida hace días atrás en la Supercopa de Europa contra el Real Madrid.

Anuncios

Pero no todo fue felicidad para el Barcelona ya que en la primera mitad vio caer a dos de sus futbolistas por sendas lesiones. La primera a cargo del lateral izquierdo Mathieu, que fue sustituido por Digne. Jordi Alba no jugó este partido por lesión. La otra fue padecida por Iniesta por un choque de rodillas con Mariano. Iniesta fue sustituido por Denis Suarez en el minuto 35. 

El conjunto hispalense tampoco se libró de las temidas lesiones y Escudero también tuvo que irse al banco por Sarabia en en minuto 54. Pero en el #Fútbol lo que vale son los goles y eso el Barça los tiene. El primero, en el minuto 54, surgió por medio una extraordinaria combinación entre Denis Suárez, Arda Turan y Luis Suárez. Lo mejor, el pase con el pecho de Arda a modo de asistencia, que "Luisito" Suárez remachó. Rico no pudo hacer nada.

Y el que iba a aparecer para dar la asistencia de gol fue el de siempre, Leo Messi. Con el guante de seda que tiene en el pie asistió al espacio para que Munir cruzara la pelota con el exterior de su pierna zurda, sin que Rico la pudiera detener. Era el 0-2 en el minuto 81.

VÍDEO DE LOS GOLES

Todavía queda el partido de vuelta en el Camp Nou este próximo sábado. Aunque el Sevilla tiene muy complicado darle la vuelta al marcador, en el fútbol todo es posible. #Lionel Messi