Era cuestión de tiempo que alguno de los dos porteros, #claudio bravo o Marc-André Ter Stegen, dejara el Barça. Durante estos dos años que han estado a las órdenes de Luis Enrique Martinez, han acatado que Bravo fuera el portero de la Liga y que el alemán fuera el portero de la Copa del Rey y la Champions League. Todo ha funcionado hasta ahora cuando el alemán ha apretado a la directiva, manifestando su descontento por su suplencia y que necesitaba jugar con más regularidad, porque su gran objetivo es ser el portero titular de la selección alemana. 

Ter Stegen amenazó con salir este verano sinó era el portero titular en todas las competiciones.

Anuncios
Anuncios

Para la directiva barcelonista Ter Stegen es una apuesta de presente, pero sobretodo de futuro y puede tener una carrera muy larga en la ciudad condal. Su destreza con los pies y sus grandes reflejos no han pasado desapercibidos por los grandes clubs europeos y el Manchester City que busca portero, era una seria amenaza.

Otra de las pistas que dió Pep Guardiola por la falta de portero fiable, fue en la primera jornada de la Premier, que dejó a su portero titular Hart en el banquillo y hacer jugar a Caballero. 

A Claudio Bravo que vino de ganar con su selección de Chile, su segundo campeonato de Copa América consecutivo, siendo una pieza clave en la consecución se siente un portero top y razón no le falta. Es un portero de mucha calidad pero su edad penaliza, a sus 33 años, no le hace ninguna gracia pasar los años que tiene firmados con el Barcelona calentando banquillo. 

Así que el arquero chileno ha movido ficha para dejar el equipo catalán, para poner rumbo al fútbol inglés.

Anuncios

Guardiola lo espera con los brazos abiertos, porque necesita un portero con experiencia y trabajador y Bravo lo es. Guardiola tenía dos cartas para fichar y salió Bravo.

No era lo que quería el chileno pero los años pasan para todos y quiere sentirse útil y la marcha al Manchester es una muy buena opción. Ahora el #manchester city tiene que jugar la eliminatoria de Champions contra el Steaua de Bucarest, para entrar a la liguilla, donde no estará Bravo.

Uno de los condicionantes del Barça a la venta es disponer de él hasta que esté disponible Ter Stegen. Se podría dar el caso que Bravo podría jugar el primer partido de liga española contra el Betis y al acabar debutar con su nuevo club en la vuelta de la Champions.

La venta supondrá entorno a 25 millones de euros, si así fuera sería un buen negocio para el Barça, que no se destaca por vender bien. #FC Barcelona