Nadia Comaneci, icono del deporte

            Nadia Comaneci se convirtió en un icono del deporte mundial, del mismo modo que pudiera hacerlo Madonna o Freddie Mercury en el ámbito de la música. Su gran afán de superación, su carisma, y su buen hacer lograron que su esfuerzo se viera recompensado. Muchos años después, muchas gimnastas reconocen haber encontrado en ella a una inspiradora de talento.

            El día 18 de julio de 1976, Nadia Comaneci tenía tan sólo 14 años. En los Juegos Olímpicos de Montreal, ella consiguió un 10 en la rutina obligatoria de paralelas asimétricas. Todas las gimnastas la realizaban de idéntica manera, no existía nadie que destacara por completar aquella rutina.

Anuncios
Anuncios

Nadia denominó a su forma de realizar aquella prueba como ‘el toque Nadia’, hacer más de lo que le pedían los jueces. 

      El marcador de Omega

            Nadia era la última gimnasta en realizar la prueba de paralelas asimétricas, de manera que tuvo que ir corriendo hacia la barra de equilibrios. El marcador señalaba un 1.0., la puntuación más baja. Era obvio que existía un error. Omega había fabricado un marcador de tres cifras, ya que era casi imposible que alguien alcanzara un 10, la perfección en la prueba. Se equivocaron. Nadia escuchó mucho ruido entre el público. Una compañera le dijo que era obvio que era un 10. Así fue. Ese día marcó a Comaneci como un mito del deporte, y a la #Gimnasia como arte.

      Rumanía y los Juegos Olímpicos hoy     

            Rumanía no se ha clasificado para los Juegos Olímpicos.

Anuncios

Los 40 años de grandes gimnastas rumanas se han visto empañados por esta mala noticia, pero Nadia reconoce que aunque se cometieron errores en Glasgow, en la sede de los Mundiales de 2015, Rumanía ha logrado muchísimas medallas y volverá a lograrlas.

      Nadia en la actualidad

            La carrera olímpica de Nadia Comaneci finalizó con cinco oros olímpicos (3 en Montreal’76 y dos en Moscú’80), dos mundiales y nueve oros europeos. Desertó ante el acoso del régimen del dictador Ceausescu, y se marchó a pie a Hungría. En la actualidad, dedica su tiempo a proyectos humanitarios solidarios desde su residencia de Estados Unidos, colaborando con la Fundación Laureus. #Mas deportes