Kevin Durant, el que fuere el agente libre más codiciado del actual mercado de la NBA, tomó una decisión ayer que desató una fuerte oleada mediática. No se ha tardado en comprobar la disparidad de opiniones al respecto del fichaje de uno de los mejores anotadores de todos los tiempos por los Golden State Warriors, la franquicia de moda en dicha competición.

El alero originario de Washington llevaba 9 temporadas en el equipo, contando cuando aún eran los SuperSonics de Seattle y la posterior mudanza a Oklahoma City, incluyendo un cambio de nombre y pasando a ser reconocidos como los Thunder, la tormenta perfecta. En 2012 alcanzó las finales de la NBA junto a James Harden (ahora en los Houston Rockets), Russell Westbrook y Serge Ibaka (traspasado a los Magic hace unos días).

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, sufrieron una derrota bastante dura frente a los Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade, Chris Bosh y Ray Allen, entre otros. La falta de madurez se notó en las cuatro estrellas nombradas anteriormente, puesto que apenas era la primera eliminatoria por el título que disputaban. 

Los siguientes años fueron menos exitosos, alcanzando las semifinales de conferencia pero testeando el amargo sabor que produce el hecho de perder una eliminatoria. Fueron los Memphis Grizzlies los encargados de adelantar las vacaciones de los de Oklahoma en 2013 con un despiadado 4-1. La temporada siguiente poco pudieron hacer contra unos San Antonio Spurs que se hicieron incontestablemente con el título a la postre. Fue un 4-2 que parecía remontable después de empezar con 2-0 y logrando un empate cuando el duelo se mudó al Chesapeake Energy Arena.

Anuncios

Los del Álamo vencieron a los Miami Heat en las finales, vengándose de la derrota en la campaña anterior. Justo al terminar esta campaña James Harden se marchó a los Houston Rockets.

Tal vez fuese la 2014-15 la temporada que se encargara de torcer las cosas. Las tres estrellas de Oklahoma sufrieron lesiones bastante graves, rozando los Playoff a final de abril pero sin llegar a entrar en los mismos en favor de los New Orleans Pelicans de Anthony Davis.

Tanto él como Westbrook entrenaron muy duro todo ese verano hasta lograr alcanzar un rendimiento mayúsculo en toda la temporada regular del presente curso. Además, contagiaron al equipo que mostró un gran juego en los Playoff, logrando vapulear a los San Antonio Spurs pese a perder el primer envite por más de 30 puntos. Los reajustes de Billy Donovan fueron vitales tanto para eliminar a la franquicia del Álamo como para colocarse con un 3-1 favorable ante los Golden State Warriors en la final de conferencia. Los de la Bahía de San Francisco se repusieron y lograron revertir la situación clasificándose para la final de la NBA, enfrentándose de nuevo a los Cleveland Cavaliers, quienes se tomarían su propia venganza ganando a quien les privó de alzarse con el galardón en el curso anterior.

Anuncios

La final de conferencia y la de la NBA fueron claras muestras de lo que significa superar un marcador adverso. No obstante, fue más demérito de los Thunder que mérito de los Warriors que eso terminase así, lo cual no significa que desmerezca el oficio de los hombres de Steve Kerr, puesto que su hazaña tiene un mérito mayúsculo. Pero los malos porcentajes de Westbrook y Durant en el sexto partido, el cual era un matchball en toda regla, y la posterior derrota en el ORACLE Arena que finiquitaba la eliminatoria, puede que influyeran en la decisión del alero de Washington. #Estados Unidos #Baloncesto #Mas deportes