Jugar en la NBA ha sido siempre el sueño de todo jugador de #Baloncesto. Una meta que, no hace mucho tiempo, los jugadores europeos tenían que ganarse durante varios años rindiendo a buen nivel en el viejo continente. Pero en la actualidad, no hace falta ser protagonista en tu equipo para dar el salto a la mejor liga del mundo.

España contará con diez jugadores en la NBA durante la próxima campaña. A la llegada de los hermanos Hernan Gómez y la vuelta de Sergio Rodríguez, se suma la incorporación de Álex Abrines a Oklahoma City Thunder, según ha informado Eurohoops y más tarde se ha hecho eco toda la prensa de EEUU y de España; lo que abre un debate sobre la facilidad de dar el salto a la mejor liga de baloncesto del mundo.

Anuncios
Anuncios

Tras ser elegido en la posición 32 del Draft de 2013 por Oklahoma, la apuesta de cara al futuro por parte del Barcelona Lassa no ha dado el rendimiento esperado. El alero, que llegó a la ciudad condal en verano de 2012 tras despuntar con el Unicaja de Málaga, no ha sido una pieza fundamental para Xavi Pascual.

Eso sí, Álex Abrines ha tenido más participación en el Barça que otra promesa que partió el verano pasado a la NBA: Mario Hezonja. El jugador croata pasó tres años a las órdenes de Xavi Pascual prometiendo más que demostrando.

Hezonja despuntó en partidos sueltos, pero no consiguió la regularidad necesaria para pulirse como jugador. Una circunstancia que, en gran medida, se debió a su actitud. "No es que la odie pero no me gusta la organización de los equipos, cómo funcionan las cosas, el estilo de todo...

Anuncios

Yo tenía un problema con eso", declaró el croata sobre la ACB al poco tiempo de recalar en la NBA.

A pesar de esto, Hezonja fue elegido en el número 5 del draft de 2015 por Orlando Magic, donde ha disputado 13,5 minutos de media y apenas ha tenido protagonismo. El mismo año, Willy Hernángomez fue elegido por los 76ers en el puesto 35-posteriormente traspasado a Knicks- y, después de pasar una temporada en el Real Madrid en la que no ha rendido ni mucho menos al nivel esperado, jugará la próxima temporada en la NBA.

Estos casos están muy lejos de, por ejemplo, Pau Gasol o Luis Scola. Ambos jugadores dieron el salto a la NBA tras dominar en Europa, sin precipitarse y con paciencia pudieron cumplir su sueño y mantenerse en la mejor liga de baloncesto del mundo.

El debate está abierto. ¿Los grandes salarios que ofrecen las franquicias de la NBA precipitan a los jugadores a cruzar el charco? ¿Falta calidad en los jóvenes que se forman en EEUU y las franquicias acuden a Europa?

España tendrá a 10 jugadores en la NBA, pero, a día de hoy, estos están lejos de tener un papel clave en la mejor liga del mundo.