Ahora mucha gente lo tilda de traidor, de cobarde. ¿Cobarde? El tan sólo ha aceptado la oferta de un equipo puntero la cual le repotará un aumento salarial y de probabilidades al título muy significativos. Quedarse en Oklahoma le hubiese puesto la etiqueta de héroe, de hombre fiel, sí.  ¿Pero realmente alguien cree que eso importa más que alzarse con el máximo galardón baloncestístico que puede conseguirse hoy en día? Kevin Durant y Oklahoma City Thunder han mantenido una relación sinérgica durante nueve años que no ha conseguido dar fruto a nivel de campeonatos, pero sí de rendimiento. Además, pese a la llegada de un jugador de la talla de Victor Oladipo o de un experimentado Ersan Ilyasova, la marcha de Serge Ibaka hacía perder a uno de los mayores socios de Durant.

Anuncios
Anuncios

También es muy probable que Westbrook sea traspasado para empezar de cero el proyecto o abandone el equipo cuando le ofrezcan suculentos contratos al terminar la temporada, puesto que pasará a ser agente libre.

Tal vez lo ético y moral era quedarse en la franquicia que le ha visto crecer y le ha dado la posibilidad de luchar por ser los mejores, pero en esta vida hay que ser egoísta y él mismo lo dijo antes de tomar la decisión de su carrera. A Oklahoma le vendrá bien no depender de Kevin Durant empezando de nuevo un proyecto de cero o teniendo de base a Russell Westbrook, y al propio jugador le enriquecerá cambiar a un equipo donde los roles ya están adjudicados. El proceso de adaptación pondrá a prueba a un baloncestita que se encuentra en la élite y que está catalogado como uno de los mejores anotadores de todos los tiempos. 

Ahora, con 27 años, se encuentra en el punto más alto de su carrera, donde la madurez ayuda a tomar decisiones y el físico le acompaña para ejecutarlas y además tendrá unos compañeros con un objetivo común.

Anuncios

Las defensas rivales van a sudar si quieren parar la ofensiva de los Golden State Warriors, teniendo a jugadores de la talla de Stephen Curry, Klay Thompson, el propio Kevin Durant y el líder emocional y espiritual Draymond Green. Cuatro bombas de anotación juntas en un mismo equipo con el objetivo de formar una dinastía histórica. Puede salir muy bien si se compenetran todos ellos y aceptan sus respectivos roles, o puede ser una verdadera hecatombe en caso de que choquen los egos entre ellos. 

La cuestión es que todos los aficionados estamos esperando a que llegue la última semana de octubre para que el balón empiece a botar y este equipo funcione. Hay mucha expectación creada alrededor de un equipo que ya era letal y que acaba de incorporar a un jugador extraordinario dispuesto a cuestionar el reinado de LeBron James y a entrar en los anales de la historia de la mejor competición de #Baloncesto que jamás haya existido. #nba #Estados Unidos