Los atentados ocurridos allá por el mes de Noviembre en París y las constantes amenazas por el autoproclamado Estado Islámico hacían presagiar una Eurocopa de alto riesgo y  un posible ataque terrorista inminente.  

Francia dejó bien claro que la seguridad iba a ser máxima y no había porqué preocuparse, pues las medidas antiterroristas iban a ser óptimas y así el aficionado podría respirar en paz y disfrutar de esta fiesta del fútbol europeo.

Tras la fiesta inaugural, delante de la misma torre Eiffel, donde miles de personas se congregaron para escuchar en directo al famoso Dj David Guetta y el partido inaugural disputado el pasado viernes entre Francia y Rumania sin altercado alguno, nos daba razones para creer que de lo único que se iba a hablar de esta Eurocopa es de lo que realmente importa : el fútbol.

Anuncios
Anuncios

Pues bien, esa ilusión solo duró poco menos que 24h. Los culpables de que esa ilusión desvaneciera tan pronto no son islamistas radicales ni mucho menos. Se trata de esa sección de "aficionados" que manchan el fútbol: los ultras, o como globalmente son llamados, hooligans.

Ayer el mundo entero pudo observar como la barbarie inundó las calles de Francia, exactamente en la localidad de Marsella. Centenares de hinchas ingleses y rusos protagonizaron una pelea salvaje y extremadamente violenta. Los altercados se iniciaron en la calle, siguieron durante el partido en el estadio y acabaron horas después finalizado el encuentro.

No es noticia ver a este tipo de energúmenos en acción. Ya vimos como se las apañaban los ultras holandeses o ingleses en la Plaza Mayor de Madrid. Burlas, escándalo, e incluso provocando daños a instalaciones de algunos restaurantes.

Anuncios

Pero lo de ayer fue más allá. La batalla acabó con 8 detenidos, 35 heridos y un aficionado en estado crítico.

Las imágenes que han dado la vuelta al mundo son espeluznantes. Los hooligans arrasaron con todo, y poco les importaba su estado físico. Todo esto pilló de imprevisto a la seguridad francesa que se vio desbordada ante tanto ultra descontrolado. Incluso dentro del estadio, el lanzamiento de sillas y bengalas pudo tener daños colaterales (sobretodo de gente inocente y pacífica).

Tanto nos hemos preocupado por los terroristas islamistas, que nos hemos olvidado que nosotros tampoco nos quedamos cortos. No pretendo generalizar, pero es increíble que en 2016 en pleno occidente se siga consintiendo y permitiendo que ocurran estos #Accidentes. Antes de mirar y preocuparnos de peligros externos, tenemos que mirarnos primero a nosotros en el espejo y erradicar este tipo actos delictivos que son igual de perjudiciales que cualquier otro.

Para concluir, sólo deseo que lo ocurrido ayer sea un hecho aislado y no se vuelva a repetir.

Anuncios

Un torneo como este, debe tener un fin de comunidad y unión entre todos los países vecinos, y más en estos tiempos tan duros en que debemos permanecer juntos. Y esperemos que los máximos responsables actúen y tomen las medidas necesarias para erradicar a los ultras del fútbol, porque ellos también crean #Terrorismo. #Euro2016