Las películas más emocionantes son aquellas que, cuando menos te lo esperas, dan un giro drástico a los acontecimientos. Estas Finales, como si de una de estas películas se tratara, han hecho lo mismo, cambiar un guión que parecía consumado y devolver la ilusión a un equipo que hace 3 días estaba sumido en el caos.

Ya lo avisaba LeBron: ''Es un partido de vida o muerte'', y su equipo se tatuó sus palabras y salió al parqué a por todas, superando física y mentalmente a unos Warriors que no se esperaban esta reacción del rival del cual habían abusado en los dos primeros encuentros de la serie.

El primer cuarto fue un monólogo de principio a fin por parte de los Cavaliers, concretamente de un Kyrie Irving que jugó como quiso con Curry y que concluyó el período con 16 puntos (33-16).

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, los Warriors son el mejor equipo del mundo por algo y, a base de garra y orgullo, consiguieron reducir la ventaja a tan solo 8 puntos (51-43) en un segundo cuarto en el que LeBron e Irving se combinaron en un 2 de 17 tiros de campo. Las buenas sensaciones del primer tiempo se desvanecían como la pólvora y el miedo asolaba el Quicken Loans Arena.

En la primera parte, como viene siendo habitual en estas finales, no aparecieron ni Curry (2 puntos), ni Thompson (8 puntos). La diferencia fue que los Cavaliers supieron contener al banquillo de Golden para evitar que le ocurriera lo mismo que en los dos anteriores partidos, sobretodo en el primero.

El tercer cuarto fue un calco del primero, con los Cavaliers enchufados y sumando parciales hasta alcanzar una diferencia de 20 puntos al comenzar el último tiempo (89-69).

Anuncios

LeBron resurgió de sus cenizas para llevar a cuestas a un equipo que pareció desinflarse antes de llegar al ecuador del partido. 

El último cuarto fue un trámite innecesario en el cual Steve Kerr jugó su última carta, deseando que el encuentro se pareciera al Game 3 de las finales del año pasado, en el cual los Cavs llegaron a ganar de 23 en el tercer cuarto y, en tan solo 9 minutos, los Warriors redujeron la diferencia a 2 puntos. Nada de esto ocurrió y los Cavaliers se vengaron de la paliza recibida 3 días atrás y resucitaron unas finales que parecían muy muertas (120-90).

La victoria de hoy es muy importante para subir la moral de unos Cavs que no ganaban a los actuales campeones desde hacía 364 días, o 7 partidos, (precisamente en el Game 3 de las finales 2015) y que recuperan la confianza de poder ganar esta serie.

Por otra parte, los Warriors llevan cinco series consecutivas de PlayOffs en las que pierden el 3er partido, y deberán salir con más intensidad desde el minuto 1 si quieren sentenciar prácticamente la eliminatoria en el Game 4.

Anuncios

DESTACADOS

CLEVELAND CAVALIERS

- LeBron James: 32 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 2 tapones (14/26 TC)

- Kyrie Irving: 30 puntos, 4 rebotes y 8 asistencias

- Tristan Thompson: 14 puntos y 13 rebotes (5/6 TC)

- JR Smith: 20 puntos y 4 rebotes (5/10 T3)

GOLDEN STATE WARRIORS

- Harrison Barnes: 18 puntos y 8 rebotes (7/11 TC)

- Stephen Curry: 19 puntos

- Andre Iguodala: 11 puntos (5/7 TC)

Game 4: Madrugada del viernes 10 al sábado 11 a las 3:00 hora española #Estados Unidos #Baloncesto