Para los franceses, la entrevista concedida al diario deportivo español Marca por Karim Benzema, actualmente en el Real Madrid y descartado de la lista de 23 jugadores para jugar con Francia en la Eurocopa que empieza en dos semanas, ha sido un bombazo, pero en el sentido más negativo de la palabra, y sin encontrarle apenas la menor justificación, si ésta viniera acompañada de una persecución contra él o hubiera sufrido agresiones físicas o incluso violaciones por su raza o su religión, que no es para nada el caso.

Tampoco el pueblo llano francés ha digerido nada bien la acusación del jugador hacía su seleccionador, el vasco-francés Didier Deschamps, de “haber cedido a una parte racista de Francia”. En France Inter, emisora de radio pública, alguien dijo: “Es una polémica inútil de algunos que sólo quieren hacerse publicidad”.

Los dirigentes de la FFF (Federación Francesa de #Fútbol) son muy claros: “Palabras injustificadas e inaceptables” o “El comportamiento de Deschamps en el ‘caso Benzema’ es irreprochable”. Esto último por la decisión de DD de descartar al jugador por su affaire de unos vídeos presuntamente con sexo del jugador Mathieu Valbuena, por los que Benzema está imputado, con posibilidad de varios años de cárcel por ello.

Anuncios
Anuncios

Y no querían en la selección a alguien provocador de semejantes líos, que le ha hecho muy impopular en Francia, aparte de que le acusa la gente de ser un inútil con la Selección francesa, donde no rinde ni la millonésima parte que en el Real Madrid.

Casi toda la clase política francesa ha condenado lo de Benzema como si fuera Adolf Hitler quien lo hubiera dicho. Y han apoyado a Deschamps como si fuera Nelson Mandela. Es decir, sin nada de ese presunto #Racismo, ya que los del FN no han hablado apenas, sólo gente del resto de partidos. “Relacionar los problemas del país a problemas de raza, religión, etnias o comunidades no es síntoma de buena salud”, dice François Fillon, ex Primer Ministro conservador. Jean-Marie Le Guen, Secretario de Estado de Deportes, es más sutil: “Creo que Benzema cuenta a los españoles cómo según él no ha sido seleccionado en las circunstancias conocidas”, como insinuando que Benzema sólo cuenta a los españoles lo que le da la gana, o la que los españoles quieren oír, con tal de perjudicar a Francia y que España se sienta un país superior a ellos, moralmente hablando.

Anuncios

En las redes sociales se ha recordado “que sólo 9 de los 23 jugadores de Francia son blancos”, y al hablar del presunto racismo de Deschamps, alguien ironizó con que “Deschamps es también machista: ninguna mujer entre los 23 seleccionados”.

El jugador, en la entrevista, sobre el caso que ha manchado su reputación ante toda Francia, se describe a sí mismo como si hubiera sido el buen samaritano, que quería ayudar a Valbuena, y que éste fue un desagradecido. Incluso llega a pensar que, sin él, Francia no hará nada en la Eurocopa.

Seguidamente, presume de los miles de seguidores que tiene en las redes sociales, sobre todo en España, donde le han puesto como si fuera Jesucristo a punto de ser crucificado, y opiniones de periodistas como Juan Manuel Rodríguez, que titula un artículo suyo “Yo acuso”, en francés, como si fuera Émile Zola cuando el caso Dreyfus.

Como nota humorística a tan desagradable asunto, Les Guignols de l’Info publican una imaginaria encuesta, diciendo que “Soy racista” el 9 %, “No soy racista” el 13 %, y el resto de encuestados “No sabe no contesta hasta que se jueguen las Semifinales de la Eurocopa”. #Euro2016