En medio de la primera fase de la Eurocopa de fútbol 2016, a punto de acabar, ha ocurrido algo insólito. Puma, una firma especializada en ropa deportiva, de las más prestigiosas y de las que mejores anuncios tienen, ha protagonizado un episodio que a sus jefes les ha entrado vergüenza ajena, y que investigará por qué ha pasado lo que pasó ayer.

Durante el partido Francia-Suiza, que acabó con empate a cero, lo que dio más que hablar no fue la puntería de los delanteros franceses, que deciden los partidos en los últimos minutos (o que ayer se conformaban con el empate), sino que a los jugadores suizos les pasó algo que les hizo sentir incómodos.

Anuncios
Anuncios

Y eran las camisetas que llevaban, de la marca Puma.

Durante la primera parte, los jugadores suizos Mehmedi, Embolo, Dzemaili y Xhaka tuvieron que cambiársela, al tener de repente partes rotas. Hay en la Prensa fotos con Xhaka con la espalda al aire, como un insólito escote posterior masculino, más propio de un vestido de noche de Carla Bruni que de un futbolista, y todo un repertorio de desgarros en las prendas de sus otros compañeros.

En la segunda parte, el mismo Xhaka tuvo otra vez que cambiarse de camiseta, la cual se volvió a romper en una jugada sin importancia ante jugadores de Francia, que tampoco fue dura ni nada.

Los jugadores de la Selección helvética se tomaron todo a cachondeo. Sobre todo su centrocampista Xherdan Shaqiri, al cual, por suerte, no le pasó nada, pero llegó a decir a una televisión de su país que “Espero que Puma no fabrique preservativos”.

Tampoco el tipo de balón que se utilizó en este partido se libró de ser criticado.

Anuncios

La Prensa se hizo eco de la lamentación en su página de Twitter del ex jugador inglés del Barça, Gary Lineker: “Las camisetas Puma de la Selección suiza se desgarran como papel. El balón Adidas se pincha. No podemos tener más confianza en la eficacia de los alemanes”.

Puma, por su parte, ya tiene a sus jefes enfadadísimos y que inmediatamente han puesto en movimiento a expertos a que analicen el material con el que se fabrican las camisetas, cuya sede central está en Alemania.

Pero lo de ayer con Suiza no ha pasado en ningún momento con otras Selecciones, cuatro más, a las que también viste Puma. No obstante, este incidente múltiple les ha dejado con la espalda al aire, más literalmente que otra cosa. Y más sabiendo, según se lee en Internet, que esas camisetas cuestan 92 Libras Esterlinas en cualquier tienda de deportes. Alguien en Twitter dijo, haciendo un juego de palabras: “Más que de Puma, parecen de espuma”. #Euro2016