Ya están aquí. Tras un año de ardua espera, volveremos a disfrutar del plato fuerte de cada temporada en la NBA, las Finales. Los Warriors de Curry y los Cavs de LeBron se volverán a enfrentar, reeditando la serie del año pasado en la cual los de Oakland salieron vencedores. Sin embargo, ¿qué ha cambiado en ambos equipos?.

Aunque, a priori, un año sea muy poco tiempo, ambos conjuntos han sufrido una gran cantidad de cambios que los han convertido en equipos mucho más fuertes que en su último enfrentamiento en PlayOffs. 

En primer lugar, los Cavaliers han cambiado de entrenador. El planteamiento defensivo de David Blatt, su incapacidad para controlar el vestuario durante esta temporada (sobretodo a LeBron James) y la paliza recibida por su equipo (98-132) ante precisamente los Warriors, precipitaron su salida a finales de enero.

Anuncios
Anuncios

Tyronn Lue, su segundo, tomó las riendas del equipo, proponiendo un juego mucho más ofensivo que le ha venido como anillo al dedo al conjunto de Ohio.

Otro punto a tener en cuenta es la condición física de sus estrellas. Como ya es sabido, tanto Kyrie Irving como Kevin Love, segunda y tercera espadas del equipo respectivamente, se perdieron por lesión Las Finales del año pasado. Este factor fue clave para que los Warriors se alzaran con el campeonato en unas series en las que LeBron tuvo que luchar solo. 

Finalmente, cada jugador de los Cavaliers ha sabido encontrar su sitio en el equipo, aceptando su rol y cumpliendo en el campo con su cometido. Love se ha adaptado finalmente a un sistema que le llevó de cabeza la temporada pasada, J.R. Smith ha dado un paso adelante y se ha convertido en el Factor X de unos Cavs fulminantes en el perímetro y la llegada de Channing Frye le ha dado un salto de calidad a un equipo que ya era excelente de por sí.

Anuncios

Por otra parte, los Warriors han dado una clase magistral de ambición. Tras una temporada 2014/2015 excelsa, han continuado trabajando para ser aún mejores, superando el récord de los Bulls de Jordan (73-9 por 72-10) y practicando un #Baloncesto dominante que ha maravillado al mundo entero.

En segundo lugar, el techo de Stephen Curry no para de crecer. El base de los Warriors se ha superado a sí mismo en casi todas las estadísticas posibles del juego (puntos, rebotes, tiros de campo, triples...) y ha cuajado una temporada histórica que le ha alzado como el único MVP unánime de la historia de la NBA.

Ambos conjuntos solo tienen un objetivo en mente: levantar el trofeo Larry O'Brien y decorar su dedo con el anillo más preciado en el mundo del baloncesto. Sin embargo, ¿quién desea más el campeonato?.

¿Curry y sus Warriors para culminar la que, posiblemente, sea la mejor temporada de la historia de un equipo en la NBA?.

¿LeBron para cumplir su sueño de regalar el primer anillo al equipo de su vida y, de paso, acabar con la maldición de Cleveland en las grandes ligas estadounidenses?.

No queda mucho para saberlo. #Estados Unidos