Las nubes negras acechaban el estadios de Saint Denis. Cuando se ha puesto en marcha la cuenta atrás para el comienzo del partido empezaron a caer las primeras gotas sobre el terreno de juego. Pero para chaparrón el que le ha caído a la selección española. Los italianos nos han superado con creces. Para ellos estar en posesión del balón ha sido sinónimo de ocasión de gol y cuando el balón era propiedad de los españoles, los de Conte han salido a defender en bloque. Motivo suficiente para que a los nuestros les haya costado sudor y lágrimas de sangre romper con la línea de presión italiana.

Ya en lo  minutos iniciales del encuentro, se podía intuir que no iba a ser un partido nada fácil para #La Roja .

Anuncios
Anuncios

Los primeros avisos de los rivales llegaron pasados nada más que 8 minutos desde que el árbitro pitase el comienzo. Con un #Vicente del Bosque con un enfado considerable con las estrellas de la roja  totalmente apagadas y con los italianos dando constantemente la lata en nuestra portería el mejor jugador de el combinado español ha sido De Gea. El guardameta de Manchester United, aunque no ha podido evitar los tantos de Chiellini en el 33 y el de Pellé en el 91 ha sido fundamental para evitar que la derrota haya sido mayor pues numerosas han sido las ocasiones en las que el balón entrase en la red, cuando los italianos ya tenían en la punta de la lengua el cántico del gol.

Tras una primera parte que ha dejado mucho que desear, en la segunda mitad España ha estado algo más metida en el partido e incluso hemos tenido oportunidad de empatar, como la de Morata, nada más iniciar la segunda parte o la de Piqué a un minuto del final.

Anuncios

España ha subido la temperatura en estos minutos, parecía despertar y empezar a jugar. Pero lo cierto es que, a pesar de esos intentos de los de Del Bosque de volcar el marcador a favor, los dos goles han caído como un jarro de agua fría en los jugadores, el equipo técnico pero también detrás de la barrera porque la afición a estado durante los 90 minutos en el más absoluto silencio. Ni siquiera se ha podido escuchar ese sonido tan característico de Manolo el del bombo. 

Si cuando debutábamos en el campeonato vivíamos un sueño idílico con las victorias ante la República Checa y Turquía, lo de hoy ha sido una pesadilla que ha tenido su punto de partida en la derrota por  2 a 1 frente a los croatas. En este último partido mencionado España tuvo el papel protagonista, en el de hoy se ha reescrito el guion. Con el final de la derrota como punto en común, la Roja ha pasado de tener el rol principal a estar a la sombra de sus contrincantes. ¿El fallo? Según Iniesta el error ha sido que "hemos estado demasiado pendientes de lo que ellos hacían" #Euro2016