Quedan poco mas de quince días para que la temporada finalice. Lo hará con el partido que enfrentará a R. Madrid y Atlético en la final de la Champions. El R. Madrid opta a ganar su competición fetiche y mantiene esperanzas en la #Liga, mientras que el Barça puede ganar la Copa y si no falla en Granada ganará la Liga. Hay por tanto, altas posibilidades de que ambos cierren la temporada con títulos. Sin embargo, estos posibles títulos no debería impedirles ver el bosque.

El bosque es para el R. Madrid, una sucesión que parece no tener fin, de cambio de entrenadores y fichajes por capricho del presidente. Seguirá Zidane al mando, salvo sorpresa, incluso aunque no gane la Champions y el Barça haga su trabajo y gane la Liga, lo que a priori, sería una buena noticia para los merengues.

Anuncios
Anuncios

Se da continuidad al entrenador, una de las lacras del R. Madrid en la era Florentino. Probablemente por las urgencias del momento el entrenador francés varió  su discurso inicial, en el que anunciaba un #Fútbol ofensivo, girando el juego alrededor del balón y siendo protagonista del partido. El choque contra el Atlético lo cambió todo. A partir de ahí, Zidane sacrificó la brillantez por un fútbol mas conservador, que no tiene problema en ceder la iniciativa y el balón al rival si lo considera oportuno. En el  partido de Liga en el Camp Nou, el R. Madrid pareció un equipo menor en cuanto a planteamiento pero el resultado fue magnífico. Este resultado reforzó la idea de Zidane, que la está manteniendo en esta recta final de temporada.

Tenemos, por tanto, un entrenador que aún no ha definido como es y como pretende que sea su equipo.

Anuncios

Se ha mostrado torpe en los cambios, algo que parece estar rectificando, parece también haber superado la manía de poner a Danilo en partidos importantes. A su favor juega su figura, su leyenda, el mito. En su contra, tener a un presidente de gatillo fácil.  Deberá Zidane también minimizar los impulsos caprichosos de Florentino y arreglar el desaguisado que el presidente - director técnico ha cocinado. Vaciar la nómina de medias puntas, fichar un medio centro de nivel y algún retoque en defensa, son algunos de los deberes para el verano. Mantener a K. Navas en la portería sería todo un acierto, claro que, para eso tendrá que entretener a su jefe para que se olvide de De Gea.  

El bosque para el Barça es igual de frondoso. No genera dudas, o eso parece, Luis Enrique. Creo que incluso perdiendo la Liga, lo cual sería un ridículo espantoso, el asturiano seguiría al frente del club blaugrana. No debería obviar Luis Enrique, ni tampoco Robert Fernández, la deriva del equipo. Sin Piqué, la defensa ha sido en muchos momentos una broma de mal gusto.

Anuncios

Si añades a su ausencia la de Busquets, el sistema defensivo del Barça es una orgía para el rival.  Mirando al pasado reciente, mejor que vayan a lo seguro y se gasten la pela en un central de primer nivel. Y deberían estar atentos a J. Alba, cada vez mas aficionado a marcarse partidos desastrosos en defensa y sin aportar nada en ataque. El juego del exitoso "Pep team" estaba fundamentado en el centro del campo. La táctica de L.E. cada vez está mas basada en enviar balones a los tres de arriba lo mas rápido posible. Que conste, que la tentación es fácilmente entendible. Pero haría bien Luis Enrique en reflexionar si saltarse esa zona del campo de manera sistemática a largo plazo dejará buenos dividendos. Fichar a un delantero suplente es tarea obligada. Y no será sencillo, tiene que ser polivalente, tener nivel Barça y estar dispuesto a pasar bastante tiempo en el banco. A favor de L. Enrique juega tener a la MSN. Con ellos todo es mucho mas fácil. Continuar fiándolo todo a ellos sería un tremendo error. #Real Madrid