Hoy nos acaba de llegar una de las noticias más inesperadas de la temporada. Dave Joerger, hasta hace unas horas entrenador jefe de los Memphis Grizzlies, era despedido tras la eliminación del equipo en la primera fase de estos PlayOffs ante los Spurs.

La decisión podría llegar a ser comprensible si no fuera porque Joerger, en su tercer año como entrenador de Memphis, ha sostenido al equipo y lo ha clasificado para la postemporada como séptimo de la Conferencia Oeste tras perder por lesión a Marc Gasol (mejor jugador del equipo), Mike Conley (segundo mejor jugador), Brandon Wright, Jordan Adams y, en varias fases de la temporada, a Zach Randolph (tercer mejor jugador).

Anuncios
Anuncios

Se rumorea que la intención de Joerger de negociar con otros clubes es lo que ha llevado al ''General Manager'' del equipo, Chris Wallace, ha tomar esta drástica resolución.

Por lo tanto, este es el décimo despido que se produce durante esta temporada, en la que los entrenadores no pueden estar ni un segundo tranquilos y tienen que rendir muy por encima de su nivel, ya que parece que los propietarios y ''general managers'' de las franquicias no se conforman con poco.

Los 5 primeros despidos de la temporada fueron muy lógicos, a excepción del de David Blatt, tras llevar a los Cavaliers a las Finales y con un balance en ese momento de 30 victorias y 11 derrotas. David Griffin, GM de la franquicia de Ohio, aseguró que la decisión estaba basada en el pobre nivel de juego del equipo, incapaz de compararse con el de San Antonio y Golden State (la derrota ante estos por 34 puntos fue la gota que colmó el vaso), rivales en la lucha por el anillo.

Anuncios

Los otros entrenadores que hicieron las maletas antes del parón All-Star fueron Kevin McHale (Houston Rockets), Lionel Hollins (Brooklyn Nets), Jeff Hornacek (Phoenix Suns) y Derek Fisher (New York Knicks), los cuatro por el bajo nivel su equipo en comparación con las expectativas puestas a principio de la temporada. También ha sido despedido, y con motivo, George Karl (Sacramento Kings), incapaz de alcanzar los PlayOffs en el Oeste menos competitivo de los últimos años con un gran equipo.

Sin embargo, no todos los despidos son causados por bajo rendimiento. Varios de ellos resultan incomprensibles e incluso nos demuestran que hay muchos directivos de franquicias que no son realistas y pretenden llegar a un nivel que, por lesiones durante la temporada, por causas extra deportivas o por el nivel de sus jugadores, no están capacitados para alcanzar.

Este tipo de despidos se pueden ejemplificar en las figuras de Sam Mitchell (Minnesota Timberwolves), Byron Scott (Los Ángeles Lakers), Frank Vogel (Indiana Pacers) y, como hemos comentado al principio del artículo, David Joerger (Memphis Grizzlies).

Anuncios

Los dos primeros han luchado, más que por conseguir victorias, por ir rodando y desarrollando a los jugadores jóvenes de su plantilla por el hecho de contar con dos de las peores de toda la NBA. El tercero ha sido despedido esta semana porque Larry Bird, GM de los Pacers, busca un juego más directo y anotador, a pesar de ser un gran entrenador y del deseo de los jugadores de que se mantuviera en el puesto.

En definitiva, esta temporada esta siendo una de las más activas en lo referido a los despidos de entrenadores. Algunos lo han sido justificadamente, mientras que otros simplemente han sido víctimas de las infundadas altas expectativas de sus ''General Managers''.

La temporada todavía no ha acabado, así que aún podemos llevarnos alguna sorpresa, lógica o ilógica, como la de hoy. #Estados Unidos #Baloncesto