Como comentaba el pasado domingo en el repaso de la semana de los playoffs, los Raptors habían conseguido llevarse el primer partido en casa frente a unos Cavs que parecían prácticamente imbatibles. Los Raptors volvían a enfrentarse a los Cavaliers en el último partido en casa antes de volver de nuevo al feudo de LeBron James, el Quicken Loans Arena. Se presagiaba un partido muy complicado para los locales, pero la recompensa de empatar la serie frente a todo un favorito para el título podría significar un gran logro.

Los de Casey acabaron dominando el partido de cabo a rabo, y es que contaron con sus dos máximas estrellas en su mejor nivel.

Anuncios
Anuncios

Tanto Kyle Lowry como DeMar DeRozan estaban levantando dudas en la afición de Toronto, ya que los playoffs estaban siendo muy pobres y la imagen de destroza-equipos que habían mostrado en temporada regular parecía encontrarse muy lejos. Ambos dieron un golpe sobre la mesa y terminaron con 35 y 32 puntos y cuando sus estrellas anotan más de 25 puntos cada uno en el mismo partido te puedes dar por acabado, aunque detrás de tu camiseta se pueda leer 'James'.

Jonas Valanciunas volvió a estar disponible para los canadienses, pero contaban con el sustituto perfecto para él, toda una fuerza de la naturaleza como Bismack Biyombo. El exjugador del Fuenlabrada está deteniendo el camino de todo el que se le pone delante y no tiene el dibujito del balón y la marca de las garras en el pantalón. Bien lo han sufrido ya jugadores como LeBron James, Kevin Love o Tristan Thompson, la pintura se ha convertido en una zona peligrosa si Biyombo está en el parqué.

Anuncios

no sabes por donde te puede caer el gorrazo.

También esta siendo muy importante el papel de Cory Joseph, un jugador que fue devuelto a su país natal después de su andadura y varios anillos en San Antonio, llegaba con más fuerza por el hecho de ser canadiense que por ser un gran jugador ya que se limitaba a jugar los minutos que no se disputaban ni Tony Parker ni Patty Mills en la franquicia tejana, pero su eficiencia en el tiro y su capacidad para repartir el juego lo está convirtiendo en uno de los favoritos para la afición de Toronto.

La serie entre estos dos equipos parecía muerta tras las dos primeras victorias de Cleveland, pero tras las dos victorias seguidas de Toronto podemos decir que comienzan una serie totalmente nueva en la que los dos equipos lucharán para convertirse en los nuevos campeones de la conferencia este. #Baloncesto