Hace dos meses era casi impensable. El Barcelona parecía tener ganada la #Liga mucho antes que acabase. El Real Madrid vivía épocas convulsas tras la destitución de Rafa Benítez y con Zidane el equipo tampoco parecía arrancar. Le costaba un mundo sacar sus partidos fuera de casa, a pesar de mostrar bastante solidez en el Bernabéu. El Barça, por su parte, estaba intratable. 

Pero en el #Fútbol nunca está todo dicho. El equipo de Luis Enrique encadenó tres derrotas consecutivas, la primera de ellas frente al Real Madrid y que hizo más daño del que en ese momento debiera. Otras dos derrotas llegaron después de esa. Contra la Real Sociedad en Anoeta y, la más dura, contra el Valencia en casa (1-2), derrota que abría las puertas del campeonato liguero a Atlético y Real Madrid.

Anuncios
Anuncios

Estas tres derrotas sumadas a la eliminación de Champions, marchitaron, en poco menos de un mes, el camino de rosas que llevaba el Barça hasta entonces.

El Barça se desató en Riazor como una bestia enjaulada. Un contundente 0-8 que despejaba todas las dudas sobre su juego pero no sobre el desenlace de la Liga, que sigue abierta cuando llegamos a la última jornada, ya que el Real Madrid tampoco ha fallado desde su victoria en el Camp Nou. Tan sólo el Atlético de Madrid ha sido capaz de ganar al Madrid de Zinedine Zidane. Los de Simeone ganaron por la mínima al Madrid en el Santiago Bernabeu el 27 de febrero. Desde entonces, una racha de victorias impresionante, una racha que ha metido de nuevo al conjunto de Zidane en la lucha por la Liga BBVA.

Tras la derrota este fin de semana del Atleti, Real Madrid y Barcelona se han quedado mano a mano en su pelea por alzar el título.

Anuncios

Tanto culés como merengues se la jugarán fuera de casa. El Madrid visita al Deportivo de la Coruña, ya salvado tras su victoria en Villarreal. El Barça visita Granada, que también certificó su salvación este fin de semana, ganando con contundencia a un Sevilla que jugó sin ninguno de sus titulares tras otorgarles Unai Emery descanso tras su clasificación para la final de la Europa League el pasado jueves. Después del cambio de rumo que ha dado el campeonato en estos dos últimos meses, ya nadie descarta nada. Hay Liga y se antoja emocionante.