Los Warriors tenían la papeleta más complicada, 3-1 abajo habiendo perdido el primer partido en casa y sin conseguir ninguna victoria en Oklahoma, todos daban por muertos a los de la bahía de San Francisco, grave error cuando te enfrentas al equipo que ostenta el mejor récord en temporada regular de la historia de la liga y que tiene al primer MVP unánime de la historia. Oklahoma tenía la oportunidad de sellar su pase a la final, una misión casi imposible en un estadio atronador como lo es el Oracle Arena, el feudo de los Golden State Warriors.

Los Warriors necesitaban ganar el partido para no acabar muertos tan pronto contra todo pronóstico.

Anuncios
Anuncios

Los Warriors intentaron dominar en todo momento el partido, pero los Thunder no permitían que éstos se despegaran en el marcador. Stephen Curry tuvo un mejor día con diferencia que anteriores partidos, lo mismo hay que decir de Klay Thompson que estuvo mucho más acertado, también contaron con la aportación de otros jugadores como Marressee Speights y Andrew Bogut. Draymond Green terminó el partido con mejores sensaciones que en otros encuentros, pero aún así no consigue volver a su estado normal de temporada regular. 

Los Thunder estuvieron liderados, como siempre, por Russell Westbrook y Kevin Durant, gran noche para ambos en anotación, especialmente para Kevin Durant, que terminó con 40 puntos y fue el máximo anotador del encuentro. Russell Westbrook tuvo una noche de las suyas, pero todo esto no fue suficiente para los Thunder que tuvieron que hacer frente a todo un ciclón como Golden State.

Anuncios

Los Thunder han conseguido poner sobre las cuerdas a Golden State, y sin duda alguna han despertado a la bestia. Nunca hay que subestimar el alma de un 'guerrero' y los Thunder están consiguiendo sacar todo el alma y espíritu de este equipo que hace menos de un año se proclamó campeón de la NBA por primera vez en cuarenta años. El sábado tendremos el sexto partido en Oklahoma; una nueva victoria de Golden State en Oklahoma, forzaría un séptimo partido en Oakland, y podríamos estar hablando de uno de los mejores partidos que podremos ver en años. #Baloncesto