Pau Gasol se muestra indeciso en su participación en las próximas olimpiadas de Río de Janeiro. A fata de dos meses para que se le celebre el acontecimiento deportivo, el pivot de los Bulls duda al afirmar si acudirá a los #Juegos olímpicos debido a su preocupación por el Zika, un virus trasmitido por la picadura de un mosquito, causante de fuertes dolores de cabeza, fiebre, malestar general y dolores articulares. 

En la rueda de prensa que ha ofrecido a los medios en Madrid, tras su regreso de Estados Unidos, Gasol se ha mostrado nervioso ante la proliferación de este virus pandémico, similar a la fiebre amarilla. "Espero que los comités y las organizaciones sanitarias pertinentes informen de la situación real en #Brasil para que los atletas tomen las decisiones con todas las consecuencias", afirma el deportista en El País.

Anuncios
Anuncios

El Zika es una realidad en Brasil. En los meses anteriores ha afectado a más personas que el dengue en todo 2015, siendo Barra da Tijuda, al oeste de la ciudad, la zona que registra un mayor número de contagiados. Tanto es así que 170 científicos de distintos rincones del mundo han instado a la OMS y al Comité Olímpico Internacional (COI) a cambiar el lugar de celebración de los juegos ante el miedo de un contagio y propagación masiva. "La consecuencia más clara es que se aumente el riesgo de difusión del virus y de la enfermedad. Con medio millón de personas acudiendo a Río para los Juegos, y no se trata de unos visitantes habituales sino que vienen de cada rincón del mundo, abres la posibilidad de que una persona de cualquier lugar se infecte. Al regresar a su país, los mosquitos locales puede que transmitan la enfermedad", afirma para El País, Amir Attaran, catedrático de Epidemiología y Salud Pública de la universidad de Ottawa. 

Por su parte, la OMS no ha firmado la petición explícita.

Anuncios

Attaran sostiene que las medidas de control son insuficientes y que la Organización Mundial de Salud debería hacer firme la propuesta de salud pública. Según el científico, aunque el virus sea diferente al que existe en otros países, donde se han registrado casos de microcefalias, los atletas están expuestos a un contagio por cualquier vía. Ante ello, en su exposición, Gasol ha sostenido que informarse es primordial, pero más importante es la salud física. 

A falta de 60 días, la sede física de estas Olimpiadas de 2016 continúa siendo una incógnita. De celebrarse en Río, médicos y organismos sanitarios brasileños recomiendan extremar las medidas de prevención de contagio y acudir al centro de salud u hospital más cercano en el caso de sentir alguna anomalía. #Baloncesto