Los "foxes" han convertido el sueño en realidad. Han pasado en un año de pelear por quedarse en primera a erigirse como justos vencedores a falta de dos jornadas para que concluya el campeonato. Varias han sido las razones de este triunfo: la explosividad de sus jugadores, la solidez defensiva, el juego directo al contragolpe y sobre todo, la ilusión y unión del equipo.

El título llega tras el empate del Tottenham frente al Chelsea(2-2) en el último partido de la antepenúltima jornada del campeonato inglés. El Tottenham buscó la victoria adelantándose antes del descanso con goles de Kane y Lamela pero Cahill, con más de media hora por delante y Hazard a diez minutos del final dieron el empate a los "blues".

Anuncios
Anuncios

La corona de campeón tiene nombres propios: Vardy, Mahrez, Wes Morgan, Kanté, Schmeichel, Ranieri. Nadie esperaba que Vardy sería el tercer mejor goleador del campeonato con 22 tantos, o que Mahrez sería capaz de liderar con 17 goles y 11 asistencias, o la resistencia física de Kanté en el mediocentro. Incluso el entrenador, Claudio Ranieri ha sido objeto de crítica. Aterrizó en el equipo tras una pésima actuación como seleccionador del equipo griego, llegando incluso a perder contra las Islas Feroe. Hoy, junto al resto del equipo celebra su primer título en 132 años de existencia del club.

El éxito del Leicester es el fracaso de los grandes del #Fútbol inglés, de Arsenal, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea y también de sus técnicos, algunos despedidos como Mourinho y Rodgers, otros que no renovarán como Manuel Pellegrini y otros muy discutidos, como Van Gaal o Arsène Wenger.

Anuncios

El estilo de juego se basa en la presión y el contragolpe. Claudio Ranieri no le da importancia a la posesión del balón y recalca que "disfrutamos al dejar nuestra portería a cero". Esta afirmación ha surtido efecto ya que en 6 de los últimos 8 partidos el equipo no encajó ningún gol. El entrenador prometió invitarles a pizza tras cada partido que terminasen con la portería a cero. Algunos medios ya califican la obtención de este título como "la liga de las pizzas".

Hay motivos para soñar en Leicester. Tiene asegurada su plaza en la próxima Liga de Campeones, este verano verá con toda probabilidad la llegada de un futbolista mediático y posee un bloque sólido y entusiasta de jugadores que aupado por una ciudad de 285.000 le permitirá seguir soñando con hacer más historia.