Anna Chicherova, bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008 en salto de altura, completa la lista de los 14 atletas rusos que han dado positivo en dopaje tras los nuevos análisis que complementan las pruebas recogidas ochos años atrás en los campeonatos de la capital asiática, según recogen fuentes de El País. En el caso de que la hasta ahora especulación se haga efectiva, tras la información recogida por el Comité Olímpico Ruso, la medallista tendría que decir adiós a sus aspiraciones por conservar el oro conseguido en Londres en los Juegos de Río, que tendrán lugar el próximo verano. Una noticia que se torna positiva para Ruth Beitia, pues la ausencia de la rusa aumentaría sus posibilidades de alzarse con una medalla en la ciudad del Cristo de Corcovado. 

Los dopajes del pasado han pasado factura a 14 atletas más.

Anuncios
Anuncios

Entre ellos destacan los nombres de Denis Nizhegorodov, bronce en los 50 km marcha también en Pekín, y Yekaterina Volkova, bronce en los 3.000 obstáculos y oro en los Mundiales de 2007. La Federación de #Atletismo de Rusia ya ha dejado claro que, de confirmarse los resultados expuestos por el Comité Olímpico Internacional, estos deportivas quedarían totalmente excluidos para las próximas olimpiadas. La Federación ha afirmado que el propósito es firme, sin ninguna posibilidad de réplica, con el que se persigue el objetivo fundamental de toda disciplina deportiva: el deporte sano, competitivo y la lucha contra el dopaje, con el fin de que todos los deportistas compitan en igualdad de condiciones. 

Este pretexto ético y moral en pro de un atletismo alejado del consumo de sustancias estimulantes para la mejora del rendimiento también ha sido aplicado por la Federación Española de Atletismo en varias ocasiones en los últimos años.

Anuncios

El caso más mediático fue el de Marta Domínguez. La corredora de medio fondo y fondo dio positivo tras las pruebas y el informe recogido por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), suponiendo la suspensión de tres años de actividad y la retirada de uno de los títulos más importantes de su carrera: su medalla de oro en los mundiales de Berlín 2009 en los 3.000 obstáculos.