Foxes y el atléticos son los nuevos reyes en el mundo balompédico, pero no son líderes casuales o fruto de una temporada en la que todos los clubes europeos se han puesto de acuerdo, al unísono, para bajar el nivel. Al contrario, éstos dos equipos han subido el listón que llevaba tiempo bajado.

Un colectivo capaz de aunar esfuerzos en una única dirección, sin miramientos pero capaz de dar valor e importancia a cada uno de sus integrantes, independientemente de su sueldo, su número de seguidores en redes sociales o su capacidad de vender merchandising. Este éxito es tan sobrecogedor porque contrasta radicalmente con la tendencia generalizada del sector, donde se valora a un deportista o un club en términos económicos, y no por su trabajo real, el trabajo colectivo.

Anuncios
Anuncios

El Atlético y el Leicester han cimentado sus éxitos en algo tan esencial en el mundo del deporte, como desconocido actualmente : el equipo.

Si un jugador es capaz de meter 40 goles en una temporada, automáticamente pasa a ser una estrella que vale cien millones, pero nos olvidamos de lo fundamental : ese jugador no juega sólo. Si ha sido capaz de empujar el balón al fondo de la red rival, que está a 100 metros de la suya, es porque hay 10 compañeros que se han esforzado para que él pueda meterlos en los últimos 20 metros. Este hecho parece nimio, pero la historia nos ha copado de casos en los que jugadores que sobresalen dentro de un colectivo, no son capaces de revalidar ese éxito en otro equipo.

Esto es lo que el Leicester City y el Atlético de Madrid han recordado al mundo, que el éxito reside en la cohesión del grupo y no en individualidades o 'galácticos'.

Los rivales que no simpatizan con este modelo, precisamente porque predican el modelo opuesto, llevan tiempo acusando al equipo colchonero de jugar de manera poco vistosa.

Anuncios

Incluso cuando los resultados hablan por sí solos. Lo realmente alarmante es que en un deporte como el #Fútbol, deporte de equipo por excelencia, estos equipos nos han recordado a todos, fans y entidades, que los colectivos llenan estadios con más frecuencia, empatizan mejor y motivan más a la sociedad que las estrellas de costes indecentes. #Liga #Champions League