La locura de Marzo está llegando a su fin, pero, como todos los años, lleva consigo actuaciones y partidos espectaculares para el deleite de millones de aficionados del #Baloncesto. La Final Four de la NCAA, la liga de baloncesto universitario de los estados unidos, celebra su Final Four, como su nombre bien indica, lo que serían las semifinales y las finales del torneo donde las mejores universidades de todo el país se enfrentan para proclamarse campeones. La NCAA es la principal proveedora de futuras superestrellas de la NBA y esta edición nos ha dejado varios nombres para el recuerdo.

La Final Four, celebrada en Houston, nos dejaba un menú muy interesante, de primer plato teníamos el partido entre los Oklahoma Sooners de Buddy Hield y los Villanova Wildcats de Josh Hart.

Anuncios
Anuncios

La noche se presentaba muy interesante, ambos equipos llegaban con un gran porcentaje de pasar a la siguiente ronda aunque el resultado en la pista fue totalmente distinto. Los Sooners de Oklahoma llegaban con el fuerte de poseer a un auténtico crack, Buddy Hield, un jugador comparado con Stephen Curry por su gran tiro de tres y su gran capacidad anotadora; Hield llegaba a la Final Four promediando casi 30 puntos, una locura. Pues ni los Sooners ni Buddy Hield fueron lo que realmente eran en el partido. Los Wildcats les pasaron por encima, Buddy Hield terminó con 9 puntos y los Wildcats consiguieron la victoria más abultada de la historia en un partido de Final Four, 44 puntos de diferencia. El resultado final fue de 51-95. Villanova rozó la perfección en el partido de anoche, el mejor momento para hacerlo, 71,4 % de acierto en tiros de campo además anotando 11/18 en triples.

Anuncios

Josh Hart consiguió destacar por parte de Villanova y les dio el pase al partido por el campeonato con 23 puntos.

Como segundo plato teníamos uno de los enfrentamientos menos igualados de la Final Four, North Carolina frente a Syracuse. Los Tar Heels de Carolina del Norte llegaban como claros favoritos aunque en la pista hubo una mayor igualdad. A los Tar Heels les bastó con hacer una fuerte primera mitad para llevarse el partido por 83-66. Los Tar Heels no tuvieron su noche desde la línea de tres, y esto fue aprovechado por los 'naranjas' de Syracuse para hacerles daño e ir reduciendo, cada vez más, la diferencia en el marcador. Finalmente apareció un gran Marcus Paige que consiguió poner fin a esa sequía y mantener la ventaja hasta el final del partido. Finalmente los Tar Heels jugarán el gran partido de la Final Four en busca de su sexto título de la NCAA. Brice Johnson fue uno de los más destacados de Carolina del Norte con 16 puntos y 9 rebotes, Kennedy Meeks terminó con 15 puntos y 8 rebotes y Marcus Paige, como antes he mencionado, aportó desde la línea de tres y terminó con 13 puntos y 3 asistencias.