Los Villanova Wildcats están de celebración, como si fuera 1985 de nuevo, ya que Kris Jenkins subrayó su nombre en la historia del equipo y de la NCAA con su triple sobre la bocina que le dio la victoria por 77-74 frente a Carolina del Norte y que le dio su segundo título de la historia a la universidad de Pennsylvania.

El triple sobre la bocina de Jenkins llegó gracias a la buena acción del MVP Ryan Arcidiacono que consiguió llegar hasta el triple tras recibir el saque de fondo y que le permitió a Jenkins optar con un tiro bastante fácil casi sin defensa alguna; y cuyo triple significó el segundo título de la historia para Villanova.

Anuncios
Anuncios

El triple de Jenkins fue muy bueno, pero antes de esta acción llegó la de Marcus Paige, el jugador de Carolina del Norte que consiguió empatar el partido a falta de cuatro segundos para el final con un triple con rectificado incluido. 

Villanova consiguió sobreponerse a una ventaja de cinco puntos que campeaba en el marcador tras el descanso que ponía por delante a los Tar Heels de Carolina del Norte. Aún así, los Tar Heels consiguieron volver a ponerse por delante tras estar diez puntos abajo en el marcador gracias a un gran Marcus Paige, que consiguió poner a su equipo a las alturas de Villanova. Paige, que obró el milagro desde la línea de tres, terminó con 21 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias.

Sin duda alguna, esta final de la NCAA será recordada por el triple sobre la bocina de Jenkins, pero el gran ganador de la noche fue Ryan Arcidiacono, que no estuvo muy fino en ataque, pero aún así, fue el líder del equipo, el capitán fue el pilar esencial en ataque como en defensa, ese papel de líder del equipo que quizás fue uno de los factores claves del partido. 

Y como no, como Michael Jordan decía: "Un buen ataque gana partidos, pero una gran defensa gana campeonatos." En este partido, la defensa de Villanova fue esencial para la victoria.

Anuncios

Consiguieron tapar la principal vía de anotación de Carolina del Norte, la pintura. A pesar de ello, los Tar Heels encontraron su vía de anotación en los triples y terminaron con nada más y nada menos que con un 11 de 17 en triples, 65% de acierto desde la línea de tres, una locura.

Finalmente, y gracias a todos los factores antes mencionados, los Wildcats de Villanova se proclamaron campeones nacionales de la NCAA y el estado de Pennsylvania celebró el título con euforia.  #Baloncesto